˂ Volver a Portada

Mejor Hablar

«Yo ubicaría la discusión del balotaje chileno entre democracia y fascismo», señaló el analista internacional Álvaro Padrón

Logo de M24 en blanco

Este domingo se celebró la primera vuelta de las elecciones chilenas y el próximo 19 de diciembre se desarrollará la segunda vuelta entre el derechista José Antonio Kast que obtuvo el 27,91% de los votos y el izquierdista Gabriel Boric, que obtuvo el 25,83%.

También se eligieron 155 diputados, 27 de 43 senadores e integrantes de los consejos regionales. Es el primer proceso electoral luego de las protestas de 2019 y se desarrolla en medio de la Convención Constituyente que puede desencadenar en la aprobación de una constitución que sustituya a la elaborada en la dictadura de Augusto Pinochet.

En conversación con Mejor Hablar, el analista internacional Alvaro Padrón repasó los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Chile y señaló que “las elecciones chilenas dejaron más preguntas que respuestas. Es increíble la incertidumbre que está instalada hoy en Chile”.

“Es tan disruptivo lo que está pasando en Chile, en todos los planos que nadie podía prever. Si alguien preguntaba hace un año y medio, donde iba a estar Chile a esta altura era inimaginable. Esta incertidumbre significa que nadie sabe que va a pasar el 19 de diciembre, es algo imposible de predecir” agregó.

Padrón sostuvo que “lo más impresionante es el antagonismo de los dos proyectos políticos que irán al balotaje” y que es muy parejo el resultado, con una diferencia apenas por encima de los dos puntos.

El analista indicó que “ninguno de los dos bloques tuvo mucho respaldo electoral, y las alianzas que hagan será determinante” y que «la pregunta que hay que hacerse, por la baja participación electoral, es qué pasa en la segunda vuelta con los que no votaron ayer».

Padrón señaló que hay una contradicción en el proceso chileno entre el planteo transformador que venía con las protestas de 2019, la reforma de la Constitución y la votación del candidato ultraderechista José Antonio Kast y añadió que «con esta votación es evidente que los sectores conservadores quisieron poner un freno al proceso transformador en Chile».

También advirtió que «otro fenómeno, que ya pasó en Francia, es la gran derrota tanto de la centro derecha como de la centro izquierda, que son los partidos que gobernaron Chile después de la dictadura de Pinochet» y que “quedó tan fragmentado el sistema político chileno que hoy nadie podrá gobernar solo».

«La crisis de representatividad política que significó el estallido social de 2019 termina reflejándose en esta elección, donde además la voluntad de cambio la termina capitalizando la ultra derecha» y «Boric necesita conectar para la segunda vuelta con el espíritu de la constituyente», explicó Padrón.

El analista internacional dijo a M24 que “Kast ha sido muy claro en su discurso, para captar la idea del freno. Con un discurso del miedo, de antipolítica y Boric es comunista y Kast trata de ubicar la idea del comunismo como el factor que divide a la sociedad chilena. Orden, paz y libertad son sus discursos, claramente el tema de la seguridad como asunto central y llega a decir que la oferta del Frente Amplio chileno y lo que es el respaldo a Boric dialoga con terroristas, esto muy relacionado con las movilizaciones de 2019. Que estuvieron asociadas a violencia pero principalmente violencia del Estado, él lo asocia a la imagen del terrorismo, utiliza palabras como comunismo, terrorismo, libertad, orden, paz y ha logrado claramente convocar a una parte de la sociedad chilena para reaccionar a los cambios” 

“Otro componente que hoy recorre el planeta es el tema de los migrantes, dice que los va a echar de Chile, no estamos hablando de Estados Unidos o Europa, en Chile el ubicó este tema y terminó consiguiendo a través de la lógica del miedo, una adhesión importante con esta idea de que se está llenando el país de personas no chilenas y que eso significa un problema. Además de su discurso contrario a los problemas de género plantea achicar el Estado en Chile, que es de los Estados más chicos de América Latina”.

 

Mientras que la izquierda tratará de incorporar la problemática de la seguridad que siempre le cuesta a las izquierdas y temas vinculados a la economía, porque Chile también está discutiendo el modelo económico, sostuvo Padrón.

Por otra parte, indicó que el candidato de la ultraderecha va a tener que “maquillar” su discurso para alcanzar votos del centro pero que en definitiva es el mismo que reivindica la dictadura de Pinochet y agregó que «por más que Kast quiera ubicar la discusión entre comunismo y libertad, yo  ubicaría la discusión del balotaje chileno entre democracia y fascismo».

Por último, Padrón hizo referencia a las elecciones regionales venezolanas, que se desarrollaron este fin de semana en Venezuela, donde el chavismo ganó en 20 de los 23 Estados del país, además de Caracas. La participación alcanzó el 41,8% de las personas habilitadas y hubo una misión de observación electoral de la Unión Europea, en los primeros comicios con participación de los principales partidos de oposición en los últimos tres años.

Padrón señaló que «lo más importante de las elecciones venezolanas de ayer fue que participó la oposición. Ojalá el chavismo entienda esto y no pase la aplanadora» y concluyó que «la democracia venezolana está dañada y esta elección va camino a fortalecerla».

Publicidad de agenda cultural