Uruguay: «Lacalle se juega a tener un rol protagónico en el tema de seguridad»
03/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/200302-01-EN-ORBITA_1.mp3

Asumieron los ministros del gabinete del nuevo presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, quien marcó los ejes de su Gobierno de coalición. En Órbita dialogó con el analista Damián Recoba.

La seguridad fue uno de los puntos clave de la campaña del Partido Nacional, liderado por el presidente, que se unió a otros cuatro partidos (Colorado, Cabildo Abierto, De la Gente, Independiente) para ganar en las elecciones de noviembre de 2019 y terminar con 15 años de gestión del izquierdista Frente Amplio.

Sobre el accionar policial, el presidente indicó que habrá «más presencia y más acción», y que se buscarán cambios legales para que los efectivos soliciten identificación a cualquier persona.

«Estoy seguro de que cualquier ciudadano que esté paseando, trabajando, si se le acerca la Policía a pedirle respetuosamente la cédula, va a entender que es para su protección», dijo Lacalle Pou en su discurso de asunción.

«Lacalle se juega a tener un rol protagónico en el tema de seguridad. Está convencido de que es una de las líneas que el nuevo Gobierno debe atacar porque cree que puede mostrar resultados en el corto plazo. Hay una intención de centralizar el poder de mando y manifestar liderazgo del Poder Ejecutivo», dijo a En Órbita el analista Damián Recoba.

La seguridad es uno de los principales temas de la Ley de Urgente Consideración, propuesta por el nuevo Gobierno, que contiene más de 400 artículos.

En tanto, otro punto importante para el Ejecutivo es la conducción en la economía. «Adecuación de tarifas», «austeridad» y «generación de empleo» fueron los aspectos más destacados del discurso de asunción de la ministra de Economìa, Azucena Arbeleche.

«Lacalle ya adelantó que el dólar estadounidense debe estar un poco más arriba —hoy en promedio 40 pesos—, en un guiño al sector productivo del campo, que ha mostrado su apoyo al Gobierno. Las reformas apuntan a bajar el déficit fiscal y achicar el costo del Estado», apuntó el experto entrevistado.

«El problema de Lacalle es pensar que se puede hacer todo esto sin que haya una reacción popular. Se habla de rebajas de salario real, devaluación del peso, lo que va a impactar en la vida de la gente», agregó.

Lacalle Pou asumió este domingo 1 de marzo, después de una transición de más de tres meses. En la ceremonia de asunción estuvieron presentes el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el de Chile, Sebastián Piñera, y el de Colombia, Iván Duque, entre otros. La capital uruguaya amaneció con pintadas y carteles en repudio a estas figuras políticas de la región.

«Superlunes» en Chile; más tensión entre Turquía y Rusia

La denominación «Superlunes» obedece al comienzo de las clases, en medio de protestas —el país se encamina a los cinco meses de movilizaciones—, gran circulación de personas, barricadas y cortes de calles.

A este regreso a clases se suma el fin del receso legislativo y las preparaciones para la movilización del 8M, por el Día Internacional de la Mujer del próximo 8 de marzo, mes que se prevé con grandes manifestaciones en el país, para exigir al Gobierno de Sebastián Piñera mejoras en la calidad de vida de la ciudadanía.

«Este Superlunes tiene mucho significado; uno más tradicional, con el fin de las vacaciones y el regreso de los chilenos al trabajo. Por otro lado, teniendo en cuenta la coyuntura desde octubre pasado, hay expectativas de nuevas manifestaciones contra el Gobierno, las que han ido ocurriendo», dijo a En Órbita el analista chileno, Gonzalo Müller.

El entrevistado recordó que el país ya atraviesa una campaña electoral para el plebiscito del 26 de abril, y aseguró que los posibles nuevos episodios de violencia «pueden ahuyentar al ciudadano respecto a este debate» tan importante, de modificar una Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1974-1990).

Piñera dijo este domingo 1 de marzo desde Uruguay —donde participó de la asunción del presidente Luis Lacalle Pou— que su Ejecutivo «apoya las manifestaciones pacíficas», pero no «la violencia criminal».

En otro orden, Moscú expresó su preocupación por las recientes agresiones contra Sputnik en Turquía.

En la noche del 29 de febrero un grupo de desconocidos intentó allanar los domicilios de tres empleados de la oficina de Sputnik en Ankara. Tras prestar declaración en una comisaría, los periodistas fueron detenidos, así como el director Majir Boztepe. Horas más tarde fueron puestos en libertad, pero las autoridades registraron las oficinas del medio e incautaron algunos discos duros.

La agresión tuvo lugar en el marco de los preparativos para la cumbre entre los presidentes de Turquía y Rusia, pautada este jueves 5 de marzo en Moscú.

La zona desmilitarizada fue creada en 2018 por un acuerdo entre Rusia y Turquía. Pero tras semanas de gran tensión, el último 27 de febrero un bombardeo aéreo mató a 34 militares turcos, mientras que más de 30 resultaron heridos.

Tras el incidente, Erdogan anunció no poder contener los flujos de refugiados y abrió las fronteras con la Unión Europea, luego de lo cual miles de personas se dirigieron a Grecia. Atenas registró en tres días unos 20 mil intentos de cruzar ilegalmente la frontera y concentró allí a centenares de policías y militares.

Estas y más noticias en En Órbita. Pueden escucharnos todos los días a las 18 horas de México, las 21 horas de Uruguay y las 0 GMT.