Foto: Pablo Vignali / adhocFotos
Uruguay es el único país del mundo que en medio de la crisis hace un ajuste fiscal, sostuvo Bergara
30/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201030_Bergara.mp3

Entrevistado en InterCambio el senador frenteamplista Mario Bergara desnudó falacias presupuestales y promesas incumplidas del gobierno, cuya “visión macroeconómica es inconsistente” y al que “cuestionamos hasta desde el punto de vista técnico-profesional su formulación presupuestal”.

Bergara puntualizó primero que al discurso oficialista de estar generando “aumentos presupuestales (…) los números no lo resisten”. En el gobierno tan solo “te juegan con la semántica” y simultáneamente “con volver a la discusión sistemática de cómo venía la cosa” en materia fiscal, con todo lo cual “se cruza la pandemia” y sus efectos para amplificar las confusiones.

Pero los números indican que “sobre la línea de base hay una reducción (…) de unos 15.000 millones de pesos menos” que, en el Presupuesto anterior, reducciones “distribuidas en todas las áreas” pero “Educación, Salud, Seguridad” son las que más sufren por su ponderación en el total.

Y el gobierno erra en su estimación de “-3,5%” de caída de la economía para 2020 y de recuperación de “4% el año que viene”, dado que “no hay un solo analista ni organismo internacional ni calificadora de riesgo que coincida con esto”. En las proyecciones “nadie baja del 4,2%, 4,3%” de caída del PIB para este año y todos prevén “que el rebote del año que viene va a ser mucho más modesto” que ese 4% estimado por el oficialismo. Y “eso implica diferencias importantes en la programación presupuestal”.

“La visión macroeconómica del gobierno para nosotros es inconsistente”, enfatizó el expresidente del Banco Central y luego cuestionó que “no hay fundamentación” para las proyecciones oficiales de “consumo doméstico” como tampoco para las de “exportaciones”, ni las de “precios” internos ya que se esperan incrementos en alimentos y petróleo. “Y las inversiones” dependen de “un marco” internacional “de incertidumbre muy grande (…) entonces no entendemos ese súper optimismo” que reitera el gobierno.

Citando el uso discursivo del tema fiscal, dijo que “el gobierno se pasa hablando de transparencia” pero ésta, “en la programación presupuestal brilla por su ausencia”. Del mismo modo, “ni de cerca se llega a un déficit de 3,8% (…) si se ejecuta todo” el gasto previsto en el Presupuesto. En el Frente Amplio estiman será “casi el doble, el 7,4% (…) son más de 1.000 millones” de dólares “la diferencia” entre lo programado “y las metas”.

“Hay errores de programación” en el Presupuesto y queda de manifiesto en la ausencia del costo “de la seguridad social”. Por todo esto, “cuestionamos hasta desde el punto de vista técnico-profesional la formulación presupuestal”. Y aunque “las fortalezas financieras del Estado son bastante claras (…) la única variable que ve el gobierno es el déficit fiscal”, disparó.

Después el senador frenteamplista fustigó al gobierno por la respuesta a la pandemia. Recordó que tanto gobiernos como organismos afirman que “en el medio de las crisis hay que volcar recursos para sostener la situación”, cuando en el gobierno “han publicado que en el Fondo Coronavirus llevan gastados más o menos 470 millones de dólares, estamos hablando de un 0,8%, 0,9% del PIB, que en un comparativo internacional es muy bajo”.

Pero además, “eso atiende sobre todo a empresas y trabajadores formales”, siendo “baja la proporción” destinada “a los sectores socialmente más complicados”, así como “el grueso de esos 470 millones son seguros de paro y algunas exoneraciones tributarias”. Recalcó el concepto de que es “en la crisis” cuando “hay que volcar recursos para sostener la situación, evitar que más gente caiga en la informalidad, que caiga en la pobreza, para recomponer más rápidamente el empleo, que la reactivación venga antes”.

Eso “lo dice y lo hace todo el mundo menos el Uruguay” y hasta “el FMI le dijo a España:  ́está muy bien el ingreso básico ́ (…) y a Méjico:  ́tienen que volcar más recursos para ayudar a la gente más desfavorecida ́”. Aun así, “el único país del mundo que en el medio de una crisis hace un ajuste fiscal es Uruguay” y “ahí hay un tema de corte político- ideológico”. Parte de esto es “un retiro del Estado” conforme a una concepción según la cual “el Estado es un lastre para el sector privado, es un tema de enfoque” y por ende “hay un retiro del Estado en lo conceptual” y en los hechos concretos.

El ex subsecretario y exministro también reseñó las promesas incumplidas. “La gente votó el discurso del actual gobierno que decía que iban a recortar el gasto público en 900 millones de dólares sin tocar las políticas sociales: no lo están cumpliendo; la gente votó” que el recorte se haría “sin bajar salarios: no lo están cumpliendo; lo gente votó a quien le dijo  ́no vamos a poner más impuestos ́: los impuestos ya subieron”, así como “la gente votó a alguien que dijo que iba a hacer 50.000 viviendas y  ́asentamientos cero ́, y ahora parece que eso era más bien un sueño o una expresión de deseo”.

Más adelante criticó los recortes presupuestales en ciencia y tecnología y subrayó la incongruencia que implica: “recortar políticas y recursos al tema tecnológico va contra su propio enfoque del impulso al sector privado”.