Javier Calvelo/ adhocFotos
Unos 7.000 niños se desvincularon del sistema educativo, pero el Gobierno defiende que la asistencia a clases no debe ser obligatoria
08/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201008_Garmendia.mp3

El gobierno determinó un retorno progresivo de las clases para primaria y la enseñanza media. El mismo se dio en tres etapas durante el mes de junio, los días 1°, 15 y 29. . La decisión se adaptó en función de las recomendaciones de la Comisión Honoraria de Científicos que asesora al Poder Ejecutivo, las cuales fueron asumidas por la Administración Nacional de Educación Pública.

No obstante, la medida tuvo una singularidad: el retorno no fue obligatorio, por decisión del presidente Luis Lacalle Pou. «Estamos convencidos de que el riesgo es mínimo y tiene que existir la voluntad de los padres para decidir si los niños participan o no”, aseguró el mandatario  el pasado 21 de mayo. 

A finales del mes de junio el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) solicitó al Codicen que traslade al Poder Ejecutivo la necesidad de que las clases sean obligatorias. Se exceptuaban aquellos casos que los niños formen parte grupos de riesgo. Sin embargo, el presidente Lacalle consideró que debía primar la libertad de elección de los padres ante el derecho a la educación de los niños.

Primaria considera que asistencia a clases debe ser obligatoria salvo para población de riesgo

La integrante de Familias Organizadas de la Escuela Pública, Ana Garmendia, se refirió en Intercambio a la situación actual de las escuelas públicas.  «Hay alrededor de 7.000 niños que están absolutamente desvinculados del sistema educativo», detalló.

Por otra parte, en las escuelas públicas de contextos sociales más favorables hay una asistencia un 20 % superior que en las escuelas de contexto sociocultural más bajo. «Estamos hablando que en el quintil uno (20 % de menores ingresos) hay una participación del 60 %, es muy bajo», acotó la entrevistada.

A modo de ejemplo, señaló que las escuelas de tiempo extendido deberían tener un promedio de 35 horas semanales, pero registran un promedio de 12 horas. «Como hay un feriado en la próxima semana han niños que tendrán un solo día de clases», ilustró.

La entrevistada expresó que la asociación de padres comparte la reapertura de los comedores. No obstante, acotó que las escuelas de tiempo extendido y tiempo completo debieron reducir los días de asistencia a las clases. Otra de las medidas que comparte la organización es que los sextos años asistan todos los días a clases. 

El problema, según explicó Garmendia, radica en que las medidas en muchos casos no son posibles de instrumentar. «La dirección y los docentes están quedando en una situación un poco complicada, que nosotros comprendemos», apuntó. En tal sentido señaló que se genera una inconsistencia entre cumplir los protocolos sanitarios e instrumentar estas medidas.

Garmendia señaló que resulta imprescindible que en este contexto de pandemia se asignen partidas presupuestales adicionales. «El objetivo nuestro es volver a la plenitud horaria con la obligatoriedad, haciendo cumplir el derecho a la educación y en todo el horario completo», concluyó.

Pocos días de clase

Si bien las escuelas uruguayas están habilitadas para recibir a todos sus alumnos de lunes a viernes, la necesidad de mantener la distancia entre bancos implicó que fuera necesario subdividir los grupos. En el mes de setiembre el promedio de asistencia en las escuelas públicas fue tan solo de 12 días. 

En cambio, en las escuelas privadas las clases presenciales de brindan de forma regular.

Noticia relacionada:

Faltan auxiliares en las escuelas si en verdad se quieren reabrir los comedores, dijo Fernando Pereira