Unas 100.000 personas caerán en la pobreza y en la población infantil el registro ascenderá de 17 % a más de 20 %, según Fernando Pereira
29/07/2020

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS.

El presidente del Pit Cnt, Fernando Pereira, sostuvo este lunes 27 que la pandemia y la falta de políticas más audaces por parte del Gobierno derivarán en una pérdida de 120.000 puestos de trabajo, lo cual supone que la tasa de desempleo alcance el 16 %. Agregó que 100.000 personas caerán en situación de pobreza, lo cual implicará probablemente que la pobreza infantil pase de 17 % a más de 20 %.

Este lunes 27 en el programa la Letra Chica de TV ciudad Pereira se refirió a la evolución negativa de varios indicadores sociales, en particular asociados a la pérdida de empleos. Informó que hay casi 150.000 uruguayos se están alimentando en ollas populares, lo cual da cuenta de la enorme solidaridad del pueblo uruguayo «nutrida en los clubes deportivos, comunidades barriales, centros sociales, organizaciones que se formaron con estos fines y sindicatos».

Asimismo, detalló que la situación de pandemia generará dificultades en las cuentas públicas. No obstante, señaló que las cuentas sociales que se generen «provocarán grietas de las cuales no se vuelve». A modo de ejemplo señaló que en la actualidad se ven rupturas sociales en los barrios de Montevideo y del Interior que son consecuencia de la crisis de 2002.

El presidente del Pit Cnt puntualizó que en Uruguay faltan políticas sociales compensatorias de mucho peso, dado que las que se aplican en la actualidad son insuficientes para cubrir la demanda social de sectores que están quedando por fuera del sistema.

Pereira destacó que Uruguay tiene una red de protección social superior a la del resto de América Latina, un Sistema Nacional Integrado de Salud que permite atajar esta crisis sin miedo al desborde, pero al mismo tiempo registra cifras elevadas de empleos informales y con salarios muy bajos.

Según argumentó el sindicalista, no deben ser siempre los mismos los que paguen la crisis, es decir, los sectores más pobres de la sociedad y las empresas más pobres. «El desafío del movimiento sindical es atender al sector más débil», apuntó.