Foto: Pablo La Rosa / adhocFOTOS
Tras la desvinculación de 7.000 niños del sistema educativo el gobierno anunció la obligatoriedad de asistencia a clases
08/10/2020

La Administración Nacional de Educación Pública (Anep) resolvió que la asistencia a clases sea obligatoria a partir del 13 de octubre, en aplicación de los protocolos sanitarios. Así lo informó el principal del organismo, Robert Silva.

Cuando estaba por comenzar el partido por las eliminatorias entre Uruguay y Chile, el gobierno realizó una conferencia de prensa en donde anunció que a partir del 13 de octubre será obligatorio asistir a clases, tanto en la órbita de lo público como de lo privado.

Hasta el momento la asistencia fue voluntaria.

Silva informó, además, que desde el Codicen se continuará trabajando para aumentar la presencialidad, diálogo mediante con ministerio de Salud Pública y el Grupo Asesor Científico Honorario.

De acuerdo a lo manifestador por el presidente de ANEP, la importancia de esta medida radica en ir a buscar a los niños y los jóvenes, en particular, los de contexto de mayor vulnerabilidad.

Por ello, explicó, la obligatoriedad es una herramienta para alcanzar los mejores niveles académicos posibles para todos los alumnos.

En la actualidad existe presencialidad en 1.040 escuelas rurales y 300 de tiempo completo y tiempo extendido, a través de grupos divididos.

El gobierno determinó un retorno progresivo de las clases para primaria y la enseñanza media que sucedió en tres etapas: durante el mes de junio, los días 1°, 15 y 29.

Esta decisión se adoptó en función de las recomendaciones de la Comisión Honoraria de Científicos que asesora al Poder Ejecutivo.

Si n embargo, la medida tuvo una particularidad: el retorno no fue obligatorio, por decisión del presidente Luis Lacalle. El pasado 21 de mayo había expresado: «Estamos convencidos de que el riesgo es mínimo y tiene que existir la voluntad de los padres para decidir si los niños participan o no”.

A finales de junio el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) solicitó al Codicen que traslade al Poder Ejecutivo la necesidad de que las clases sean obligatorias. Se exceptuaban aquellos casos que los niños formen parte grupos de riesgo. Pero el presidente Lacalle consideró que debía primar la libertad de elección de los padres ante el derecho a la educación de los niños.

La integrante de Familias Organizadas de la Escuela Pública, Ana Garmendia, se refirió en Intercambio a la situación actual de las escuelas públicas.  «Hay alrededor de 7.000 niños que están absolutamente desvinculados del sistema educativo», detalló.

En las escuelas públicas de contextos sociales más favorables hay una asistencia un 20 % superior que en las escuelas de contexto sociocultural más bajo. «Estamos hablando que en el quintil uno (20 % de menores ingresos) hay una participación del 60 %, es muy bajo», acotó la entrevistada.

Noticia relacionada:

Unos 7.000 niños se desvincularon del sistema educativo, pero el Gobierno defiende que la asistencia a clases no debe ser obligatoria