EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS
Transparencia: Luego de un pedido de informes a Economía el FA volvió a solicitar en comisión conocer el gasto del Fondo Coronavirus
15/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201014_GALAN.mp3
Descargar Audio

La diputada del Frente Amplio, Lilián Galán, explicó a la prensa que el Parlamento, en el marco de la discusión presupuestal, no puede esperar a que termine la pandemia, de fecha incierta, para conocer en qué se destinó el dinero del Fondo Coronavirus. La ley dice que el Poder Ejecutivo lo podrá informar una vez que decrete la finalización de la enfermedad epidémica.

En la ley del Fondo Coronavirus hay un artículo que establece que el ministerio de Economía y Finanzas rendirá cuentas una vez que el Poder Ejecutivo decrete el fin de la pandemia.

Para la diputada del Frente Amplio, Lilián Galán, si bien esta ley se votó al principio de la pandemia, sostuvo que el Poder Legislativo debe conocer en qué se ha gastado el dinero del fondo mientras transcurre la votación del presupuesto.

«Hicimos un pedido de informes, pero se le ha pedido al ministerio de Economía en la Comisión de Presupuesto Integrado con Hacienda», recordó.

«Estamos hablando de transparencia en el presupuesto público», acotó.

Al mismo tiempo, recordó que con el actual presupuesto a la Junta de Transparencia no se le otorgan créditos, ni al Tribunal de Cuentas.

«Economía nos dijo a principio de setiembre que, hasta la fecha, venía ejecutándose un 0,7% del Producto Bruto Interno (PBI). Es lo que venía diciendo la Cepal, que toma las cuentas ejecutadas y que en la lista nos deja muy mal parados en América Latina. Nos deja solo por encima de Haití», subrayó.

Y añadió: «Las propias autoridades sanitarias han dicho que existe incertidumbre respecto a la finalización de la pandemia, entonces, pregunto, ¿cuánto se va a esperar para rendirle cuentas al Parlamento? ¿Por qué la ejecución es nada más que un 0,7% de PIB?».

Al Fondo Coronavirus se derivó la recaudación a través del cobro de un impuesto que gravaba el 10% de los salarios de a partir de los 120 mil pesos nominales de los funcionarios públicos y donaciones solidarias de empresarios.