EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Hablando al Sur / Pepe Mujica

Suspensión de pruebas de la vacuna británica; feministas reclaman en México
10/09/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/09/200909-01-EN-ORBITA-1.mp3
Descargar Audio

La farmacéutica AstraZeneca suspendió temporalmente los ensayos con su vacuna contra el COVID-19 por la aparición de un efecto secundario nocivo. En México, continúa la toma del edificio de la CNDH por parte de colectivos feministas y víctimas de la violencia machista.

La compañía británica afirmó que su «proceso de revisión estándar provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad». Una de las personas participantes de las pruebas resultó afectada.

AstraZeneca, que ha desarrollado la vacuna contra el COVID-19 junto a la Universidad de Oxford, no reveló el posible efecto secundario, al que refiere como «una enfermedad potencialmente inexplicable».

«Estos incidentes no son nada extraños en las pruebas rutinarias para las vacunas o medicamentos», dijo a En Órbita el médico colombiano Germán Reyes, Presidente de la Asociación Médica de Antioquia (ASMEDAS).

En el Reino Unido y la India, el desarrollo de la vacuna está en Fase 2 y 3, mientras en Brasil, Sudáfrica y en EEUU se encuentra en Fase 3.

«En esta fase es mala la suspensión, porque puede hacer que se retrase la aplicación de la dosis de cara al futuro», consideró el entrevistado.

AstraZeneca tenía previsto tener su vacuna disponible para el primer semestre de 2021. Ha sido considerada como una de las más avanzadas del mundo según la Organización Mundial de la Salud.

Reyes también se refirió al efecto que este anuncio puede tener sobre las personas contrarias a la vacunación, que se han manifestado en distintas partes del mundo.

«La humanidad no debe desanimarse. Por el contrario, hay que profundizar el análisis científico», afirmó el médico colombiano, presidente de ASMEDAS.

Hartas en México

Continúa la toma del edificio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, iniciada desde hace una semana por parte de colectivos feministas y víctimas de violencia.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los reclamos de justicia son válidos pero que la ocupación es un asunto político impulsado por la oposición. Y apuntó que el objetivo es desplazar a la titular Rosario Piedra —militante del partido oficialista Morena— quien catalogó la medida de “sospechosa”.

«En México hay 10 femicidios por día y una mujer es violada cada 18 minutos. Decir que el movimiento feminista está manejado por la oposición es una respuesta muy burda», dijo a En Órbita Ángeles Lobos, psicóloga feminista chilena radicada en México.

La ocupación comenzó el miércoles 2, cuando una mujer se encadenó dentro del lugar tras ser atendida por la titular y derivada a su localidad para seguir el caso. Marcela Alemán es madre de una niña que hace tres años fue abusada y explotada por dos mujeres que no fueron enjuiciadas y siguen en libertad.

En su diálogo con En Órbita, la psicóloga entrevistada habló de la carga emocional de esta protesta.

«Este país tiene una larga historia de violencia brutal hacia las mujeres, la ocupación tiene que ver con la falta de escucha y con una negación. (…) Esta toma tiene que ver con eso, con no ser escuchadas. Lo que dice AMLO es negarnos como sujetas políticas, que no tenemos capacidad para manifestarnos para exigir nuestros derecho», sostuvo Lobos.

Protesta policial en Argentina

La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo sus actividades en reclamo de mejores salarios y condiciones laborales.

Denuncian la falta de insumos de bioseguridad básicos para prevenir los contagios por coronavirus. Y aseguran que la fuerza está en la primera línea de combate en la vía pública ante la pandemia desde hace cinco meses.

«Estamos cansados que nos basureen, que no nos den móviles, de que nos den migajas, que los jefes se llenen los bolsillos y nosotros seamos un número. No valemos nada», dijo a Sputnik Marcelo Purpur, teniente primero retirado, de la policía bonaerense, presente en una de las manifestaciones de este miércoles 9.

La medida de los policías lleva tres días y se expande al interior de la provincia y del país.

Decenas de patrulleros rodearon la residencia presidencial en Olivos a modo de protesta. El presidente, Alberto Fernández, buscó dialogar pero fue rechazado.

La decisión de manifestarse y de exigir un aumento de sueldo nació de forma espontánea en grupos de Facebook y de WhatsApp.

Los policías presentaron un petitorio de 14 puntos. Solicitan un aumento de salarios del 56%, según escalafón, y que no haya ningún tipo de sanción por las protestas, entre otros reclamos.