Foto: Pablo La Rosa / adhocFOTOS
Sindicato de Trabajadores Anestésicos y Quirúrgicos calcula atraso de 40 mil operaciones
06/11/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/11/20201106_MONTANO.mp3

«Esto es un estimado, porque el paciente no llega a coordinarse (…) se le explica que por la pandemia no se puede operar», acotó el vocero del Sindicato de los Trabajadores Anestésicos y Quirúrgicos (SAQ), Daniel Montano.

Días atrás, el Sindicato de los Trabajadores Anestésicos y Quirúrgicos (SAQ), emitió un comunicado donde expresaron su preocupación por las cirugías postergadas. La gremial que nuclea a los profesionales del sector subrayó que ciertas intervenciones requieren de una rápida respuesta y que en la medida de que éstas no se hacen, se van acumulando.

Daniel Montano, integrante de la Sociedad de Cirugía del Uruguay y vocero del sindicato de anestésicos quirúrgicos, explicó a INFO24 que existe un decreto, anterior a la emergencia sanitaria, que establece que un paciente que una vez que está pronto para operarse, si es oncológico debe ser operado del mes siguiente y si no lo es, debe ser operado dentro de los seis meses siguientes.

Actualmente hay una situación heterogéneo el comportamiento de diversos prestadores, ya que algunos operar como lo hacían antes de la pandemia y otros están por debajo de lo esperado.

«La mitad de la cirugía de este país son urgencias u oncológicas. Ese sector de cirugías nunca dejó de hacerse. El problema es la otra mitad que se ha venido postergando, porque no se ha exigido estos plazos como se venía haciendo previo a la emergencia sanitaria», indicó.

El representante de la SAQ calculó que existen unas 40 mil cirugías postergadas. «Esto es un estimado, porque el paciente no llega a coordinarse (…) se le explica que por la pandemia no se puede operar», acotó.

Montano recordó que existe un protocolo de la Junasa del 3 de julio, se establecían flexibilidades para que se pudieran operar enfermos. «Estos protocolos fueron tomados de forma muy dispar por los prestadores», señaló.

«Para volver a la normalidad y terminar con los atrasos, tendríamos que operar a un ritmo muy superior al de antes del 13 de marzo», opinó.

El dirigente de la gremial médica reconoció que los necesarios protocolos sanitarios aplicados por la pandemia pueden retrasar un poco las intervenciones, pero no todos los prestadores están instrumentando, por ejemplo, un mecanismo de cirugía ambulatoria para atender a sus pacientes, que no es lo mismo, pero funciona de forma similar a una situación normal.

«Creo que ha sido más un manejo interpretativo de las normas que de otras causas», añadió.