Sindicato de la Química conmemora sus 75 años luchando: “la línea en Brasil es tratar de sacar todos los beneficios que tienen los trabajadores acá”
16/07/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/07/20190716-QUIMICA.mp3

Entrevistados en InterCambio los activistas Diego Zipitría, Walter Larrañaga y Raúl Barreto, del Sindicato de Trabajadores de la Industria Química (Stiq), reseñaron la historia de éste y hablaron de la actualidad del sector a la luz de los 75 años del Stiq, que se conmemoran este martes 16.

Los entrevistados celebraron el hecho de que su organización hoy “está cumpliendo 75 años” durante los cuales “supo resistir y pelear” en todos los gobiernos, periodos y ciclos económicos, incluyendo “la dictadura”.

Hoy día “somos 1.200 compañeros afiliados al Sindicato”, que en los últimos 15 años “ha crecido mucho” y especialmente “en el interior” del país, “donde los trabajadores muchas veces desconocen sus derechos”.

Según datos “del Ministerio de Industria”, actualmente “unos 8.000 trabajadores” se desempeñan en la totalidad del sector, es decir no solo en la producción sino en todas las áreas y secciones que lo componen.

“Nuestros afiliados están (concentrados) en aquellas fábricas que tienen el poder político y económico” dentro del sector, o sea las nucleadas en la Asociación de Industrias Químicas del Uruguay, explicaron.

Describieron el panorama de precariedad laboral y dispersión de trabajadores y fuerzas en firmas chicas, a las que el Stiq tiene dificultades para llegar con su apoyo y labor organizativa. Resaltaron que éste siempre “ha trabajado mucho la salud laboral”, un aspecto que data de su fundación.

Evocaron ese hito contando que “cuando fundaron el Sindicato” sus viejos compañeros, “tenían el respaldo de 4.000 trabajadores” que se desempeñaban “en 6 fábricas” solamente, todas de jabones y artículos de limpieza. “Y tenemos el orgullo de que se fundó con la participación de tres compañeros de la Facultad de Química, dos compañeros y una compañera” como asesores de los trabajadores organizados.

En el presente, los rubros en que se divide el sector son principalmente los de “pintura, perfumería, veterinaria, caucho” y también “oxígeno”, el cual hace del Stiq un gremio “estratégico”.

Después mencionaron algunos cambios en curso en las lógicas empresariales, relacionados a la importación en detrimento de la producción en el país.

Lo relacionaron a los golpes a la industria química nacional registrados desde “diciembre de 1990” con el inicio “del gobierno de (Luis Alberto) Lacalle”, cuando “cerraron veintipico de empresas” del sector y casi todas las demás fueron compradas, junto a sus marcas, “por multinacionales”.

Ese desarrollo “lo estamos viviendo de vuelta, las fábricas cerradas” y una realidad de deterioro en la que “estamos negociando con gerencias brasileras” en varias empresas, algo que implica “dificultades muy importantes” porque “son muy intransigentes”.

“Se está aprovechando el año electoral para traer (la idea de) que todo lo brasilero es bueno, que (el presidente brasileño Jair) Bolsonaro es bueno” mientras reducen personal sin negociar, sacan trabajadores de los locales con empresas de seguridad y eligen personal sindicalizado para comenzar los despidos, entre otros ejemplos.

“La línea en Brasil es tratar de sacar todos los beneficios que tienen los trabajadores acá”, resumieron al respecto.