EN VIVO

Puentes

Sincronización de la menstruación en las mujeres: ¿mito o realidad?
30/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/200629-03-ZONA-SINCRONIZACION-DE-LA-MENSTRUACION-1.mp3
Descargar Audio

Son muchas las que afirman que su menstruación coincide con la de mujeres con las que conviven o pasan mucho tiempo juntas. Las feromonas liberadas a través del olor corporal y el compartir hábitos de vida son algunas de las explicaciones detrás de este extraño fenómeno. Pero ¿es cierto o se trata de una casualidad?

Una primera explicación sobre por qué la menstruación podría sincronizarse en las mujeres radica en las feromonas, unas sustancias químicas que liberan los seres vivos con el objetivo de provocar comportamientos en individuos de la misma especie. Aunque está comprobado que los animales las producen, el fenómeno no está tan claro en los seres humanos.

«Esta idea de la sincronización de los ciclos nació en la década de los 70, a partir de un estudio publicado en la revista Nature, firmado por la psicóloga Martha McClintock. Apuntaba a la existencia de una serie de sustancias, llamadas feromonas como explicación. Su hipótesis suponía que el ciclo menstrual se alteraba con el olfato de las feromonas de la otra chica», explicó la ginecóloga y obstetra mexicana Karina Barrera.

Para comprobar su teoría realizó un experimento con 135 mujeres a las que las expuso a una pequeña dosis de sudor de sus compañeras, suponiendo que este se encontraba «cargado de feromonas». A partir de este momento, todos sus ciclos menstruales se sincronizaron.

Sin embargo, la presencia de las feromonas en los seres humanos no ha sido probada y actualmente esta hipótesis no es aceptada por la ciencia. Hubo muchos detractores del estudio de McClintock que detectaron fallas en el proceso, como que el azar no había sido tomado en cuenta como posible explicación en la sincronización de los ciclos.

«La Sociedad Española de Ginecología decidió buscar una justificación y concluyó que cuando un grupo de mujeres convive en un mismo lugar, a veces en una misma habitación, recibe los mismos estímulos. Por ejemplo, las mismas horas de luz, la misma temperatura y hasta los mismos hábitos alimenticios. Todos estos factores pueden influir en una posible sincronización de períodos», resumió Barrera.

Esto y más en Zona Violeta.