Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS
Alfie le mintió a la gente, al país y quizás al presidente; es grave y el gobierno se tiene que expresar, dijo Senador Sánchez
06/11/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/11/20201106_Sanchez-1.mp3

Entrevistado en InterCambio el senador frenteamplista Alejandro Sánchez fustigó la actuación del director de OPP, Isaac Alfie, en el juicio de Aratirí contra el Estado, por ser opuesta a los intereses del país, lo que configura una situación “grave” sobre la que “se tiene que expresar el gobierno”.

“Es lo que sospechábamos”, lamentó Sánchez tras confirmarse este jueves 5 y por una publicación de prensa, el sentido de la consultoría realizada por Alfie para la empresa Aratirí en el marco del litigio de esta contra el país.

Resumió el derrotero de “una empresa multinacional como Aratirí”, que tras “haber tenido un problema de mercado que nada tiene que ver con el Uruguay” porque el precio “del hierro cayó” y así “su modelo de negocio pasó a ser no rentable, razón por la cual termina abandonando el proyecto Valentines” y aunque “no había hecho las inversiones principales”, después “pretendió hacer un litigio contra el Estado uruguayo para tratar de echarle la culpa y poder recuperar parte de lo invertido y más, porque le hace un juicio multimillonario al país: 3.000 millones de dólares era lo que pedía Aratirí para resarcirse y ni siquiera había invertido esa plata”, reseñó.

Con ese telón de fondo “era extraño que una persona, en este caso el contador Alfie, fuera contratado no sabemos por qué monto, generalmente estos litigios internacionales pagan muy bien, y que una empresa que estaba litigando contra el Estado uruguayo contrate a alguien para que haga un informe inocuo. Era muy difícil de creer esa situación”, razonó Sánchez.

No obstante, después “el contador Alfie hizo muchas afirmaciones y comunicados y también el gobierno. Incluso en alguna entrevista Alfie dice que él le mostró o le comentó del informe al presidente de la República, diciendo que solo había hecho un análisis objetivo de cómo funcionaban los regímenes de promoción de inversiones en el Uruguay”, rememoró.

Pero ahora se sabe que “Alfie no hizo solo eso sino que argumentó y dio elementos para sostener que el Estado uruguayo” había tenido “un trato diferencial, discriminatorio con esta empresa, es decir dándole la razón a la empresa de que teniendo todo para calificar” a la promoción, podía incluso “obtener exoneraciones fiscales mayores” a las establecidas en el régimen; “y que él no conoce ningún otro caso de una inversión de gran porte que no haya tenido exoneraciones fiscales”, por lo que “el Estado la discriminó”.

Entonces “lo que pretendió ese informe y las declaraciones de Alfie en este juicio, fue establecer la idea de la arbitrariedad del Estado uruguayo y el incumplimiento del Estado uruguayo con los tratados de promoción de inversiones; ese es el meollo del juicio”, graficó el senador. Por lo que Alfie “argumentó el eje medular de la demanda millonaria de Aratirí”.

“El director de la OPP le mintió a la gente, al país (…) y uno puede decir que le mintió al gobierno, porque quizás el presidente de la República no conocía, no había leído el informe de Alfie de 200 párrafos” tal como “no ha leído muchas cosas que han llegado al Parlamento, entre ellas lo de la UAM y otras cosas más. Queda demostrado que Alfie incidió en contra de los intereses del país y en contra de los intereses no solo del Estado uruguayo sino en contra de la gente”, porque “esos 3.000 millones de dólares que nos estaban reclamando (…) salen de los impuestos públicos”.

“Estamos en presencia de una falta de verdad absoluta, que se contradice con el argumento, como bien dice la bancada de senadores” frenteamplista, de Alfie cuando como gobernante “habla a la gente de que tiene que hacer un esfuerzo y de que hay que ahorrar”, siendo que “él puso todo el empeño para que el Estado uruguayo perdiera 3.000 millones de dólares. Estamos en una situación muy delicada, muy fuerte, que involucra a un jerarca muy importante del gobierno, del equipo económico” que aun con esa condición “accionó contra los intereses del país; amerita se tomen algunas medidas”.

En esa dirección “uno puede pensar en la Ley que habla de la probidad en la función pública. Los funcionarios públicos están obligados a defender los intereses del país y están obligados a no mentir públicamente” pero “hay un jerarca que nos mintió”, por lo que “no debería merecer el cargo que tiene” y en este punto “quienes lo designaron tienen un verdadero problema, porque en definitiva tenemos un director que trabaja en contra de los intereses del Uruguay”. Por lo tanto, “veremos desde nuestro rol de oposición qué cosas podemos hacer”, quizás accionar “mecanismos parlamentarios, de comisiones” e inclusive “ver qué figuras se pueden configurar y qué acciones se pueden tomar en función también de cómo reaccione el gobierno”, el que “hasta ahora se ha manejado con cierto silencio” que para Sánchez es claramente “un silencio vergonzante”.

El legislador recordó que “una científica que colaboró muchísimo con el Estado uruguayo” valoró que “de traicionar a la Patria no se vuelve”. Y a esta gravedad se añade otra: la derivada de “una disposición jurídica que dice que todo lo que dijo Alfie y todo el esfuerzo que hizo Alfie para que se le pagara 3.000 millones de dólares a Aratirí, estaba mal; que el Estado uruguayo no había incumplido ni había trabajado en contra de la empresa, ni con arbitrariedad ni con ningún tipo de animosidad hacia la empresa”. Entonces “acá pesa también una resolución de la justicia: Alfie argumentó una cosa que perdió, no tenía razón, y esto lo hace más grave todavía”.

El dirigente del MPP recordó además que “el Estado uruguayo es muy pequeño” y en la justa defensa de sus intereses legítimos debió vérselas “contra una empresa muy grande, donde el Estado logró demostrar que toda la evidencia que presentó la empresa Aratirí, incluido el informe de Alfie, eran falsos. Esto también es mucho más preocupante”, puntualizó. La suma de gravedades implicada determina “la falta de confianza en esa autoridad pública”, al punto de que “se tiene que expresar el gobierno”.