Foto: Javier Calvelo /adhocFotos
Secretario Aladi: «No soy de los refundadores, tampoco quiero ser de los fundidores»
05/11/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/11/201104-02-TELE-SECRETARIO-ALADI.mp3

En el 40 aniversario de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), su secretario general, el excanciller uruguayo Sergio Abreu, destacó que el organismo se mantiene vigente por no mezclar cuestiones ideológicas en las relaciones comerciales.

El proceso de fundación de la Aladi se concretó en agosto de 1980 en Montevideo (Uruguay), cuando el país y la mayoría de la región eran gobernados por dictaduras militares. Abreu asumió el mando el pasado 23 de septiembre, en un acto que contó con todas las señas particulares de este 2020: tapabocas y distanciamiento social.

Se convirtió en su décimo segundo secretario general, y el tercero uruguayo. Con una amplia trayectoria política como canciller de su país entre 1993 y 1995, y ministro de Industria entre 2000 y 2002, también fue senador y candidato a vicepresidente por el Partido Nacional en 1999.

Diez años antes había concluído la que fue su primera incursión en la Aladi, donde se desempeñó como director del Departamento de Administración y Finanzas.

«Lo primero es tratar de levantar y demostrar la importancia que tiene la Aladi, que parece un poco sumergida. Pero en realidad, con 13 países de América Latina es el centro o el eje de todos los acuerdos de alcance parcial o de integración que han reducido los aranceles y han permitido facilitar el comercio», destacó Abreu en diálogo con Sputnik.

«Aquí no deben entrar las ideologías. La Aladi no tiene cláusula democrática como tampoco la tiene la OMC [Organización Mundial del Comercio] porque se trata precisamente de comercio», sostuvo. Y enfatizó que «todo lo que podamos hacer de enfrentamiento o descalificación entre países siempre va a perjudicar nuestra fuente de empleo y el trabajo de todos los sectores más desfavorecidos».

Integración y tecnología
Abreu sostuvo que tanto el mundo en general como la región en particular atraviesan una crisis laboral derivada de la sanitaria, con 40 millones de empleos perdidos en lo que va del año.

El Secretario General de Aladi colocó a la tecnología y sus herramientas disponibles como un valor fundamental a desarrollar dentro del organismo, con el objetivo de generar nuevos circuitos comerciales y potenciar los ya existentes. «No soy de los refundadores, pero tampoco quiero ser de los fundidores», afirmó al referirse a que no cambiará el rumbo que mantiene la Aladi, pero que buscará dejar su huella.

A raíz de la pandemia del coronavirus y de la imposibilidad de realizar viajes y encuentros masivos, este año se realizó por primera vez de manera virtual la Expo Aladi. Este evento anual que convoca a empresarios y autoridades de toda la región tuvo lugar en Ecuador entre el 26 y 30 de octubre.

«Se hicieron más de 4.500 negocios con la participación de más de 600 empresarios que se van acostumbrando a una relación virtual, que no es fácil pero que indudablemente es el escenario del futuro», sostuvo.

Entre el Atlántico y el Pacífico
Una de las innovaciones que pondrá en práctica a partir de 2021 es hacer tres exposiciones por año, «para ir impulsando países como Panamá, Cuba y Chile».

A su vez, fomentará este tipo de actividades pensando en el Pacifico y el propio Brasil, «que está tratando de salir hacia el Pacífico». Asimismo, se refirió a la interacción con otros organismos regionales para buscar sinergias.

«Me puse en contacto con el BID, acabo de hablar con Celac, también con la CAF [Corporación Andina de Fomento]. No se trata de sobreponernos a sus actividades sino que el objeto es el trabajador, el empresario que que necesita de un respaldo que hoy carece, sobre todo por la crisis que estamos viviendo», señaló.

Sobre el impacto negativo de la pandemia en el intercambio regional mediante la Aladi dijo que no fue significativo, pero marcó líneas de acción para fortalecerlo, por ejemplo en relación con el Mercosur.

«El porcentaje de Mercosur intra Aladi está en el orden del 11% y la potencialidad que tiene es muy importante», destacó Abreu.