EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

Rossi sobre acción patronal en OIT: curiosamente aparecen estas denuncias que no merece Uruguay y no le hacen bien al país ni a ninguna inversión
12/06/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/06/20190612-ROSSI.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el Ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, habló sobre el inicio de las obras para la construcción del Ferrocarril Central, repasó los avances del país en infraestructura vial y analizó los vaivenes históricos de ideas como el puerto de aguas profundas.

Rossi confirmó que “la obra” para el Ferrocarril Central “va a llevar de 24 a 27 meses” de construcción hasta ser completada y “el precio” ascenderá “en total” a “unos 125 millones de dólares”.

Destacó que con este proyecto “el puerto” de Montevideo reordenará “su circulación interna” y recordó que este tren de carga “era una necesidad anterior” a la construcción de la segunda planta de celulosa de UPM. Además es importante “para la convivencia entre Montevideo y el puerto”.

Se trata en definitiva de “una gran oportunidad que tiene el Uruguay para mejorar el modo ferroviario” y con ello de “asegurar que las cargas salen y llegan en tiempo y en forma” entre su lugar de acopio y su destino. Asimismo representa una posibilidad real para concretar “eventualmente la construcción de otros ramales necesarios” de tren en el territorio, anotó.

“La nueva planta de celulosa” de la compañía finlandesa UPM, “si se concreta”, le dará “al ferrocarril la oportunidad de transportar más de 2 millones de toneladas” al año, con lo que “la viabilidad” del tren como medio de transporte en general “se va a ver muy facilitada”, reflexionó.

En cuanto a la posible afectación -sobre esta inversión- de la denuncia presentada en la OIT contra el país por una delegación de cámaras empresariales, “lo que está pasando en la OIT es muy desafortunado (…) para lo que es la realidad del Uruguay” en contraste con “la realidad de los países que nos acompañan en la lista”, valoró el entrevistado.

Basta con “solo leer la lista” para razonar que “hay algo que no suena bien” en todo el asunto, cuando “el porcentaje de acuerdo entre patrones y trabajadores” en la última ronda de Consejos de Salarios es “altísimo”.

“Me parece que ahí (en la denuncia) hay un sector que realmente no contribuye mucho a la preservación de las negociaciones tripartitas”, evaluó.

“Por algo en alguna época (…) del país (…) estas negociaciones desaparecieron”, recordó remitiendo a “la época de la dictadura y algunos periodos muy contados” como “el gobierno de Lacalle y el segundo gobierno de Sanguinetti”. “Curiosamente hoy aparecen estas denuncias que no merece el Uruguay y no le hacen bien al país ni a ninguna inversión”, lamentó. No obstante, indicó, “creo que no va a impactar” en la de UPM. Y es que “la garantía que el Uruguay establece, es la garantía de la realidad” del país, por lo que “los inversores de UPM ya nos conocen”.

Sobre la inversión, Rossi dijo que “el proceso es irreversible” y que en todo caso “el problema es cuándo se toma la decisión” definitiva de iniciarla. “Ellos la definición la tienen que tomar antes de febrero de 2020” según los contratos de intención firmados, “yo creo que la decisión ya está tomada”.

“En los hechos, lo que está pasando en el país” en materia de “inversiones”, “adquisiciones”, “forestación” por parte de UPM “define una dirección de trabajo” que habla de una decisión tomada. “Después” intervienen “otros factores” tales como “elementos de presión” para intentar obtener “algunas cosas” en la negociación con el gobierno y por otro lado “especulación (…) en bolsa” de la compañía para elevar la cotización de sus acciones.

Pero de que “la decisión va a seguir adelante, hay pocas dudas”, señaló, refiriéndose más adelante a un “segundo aspecto” del asunto como “la ubicación de la planta”, el cual “llevó muchas instancias de intercambio”.

Anotó que “lo que les resultaba más sencillo y rentable” a los inversores finlandeses era construirla “a orillas del río Uruguay”, pero “a eso se enfrentaba (…) la aspiración” del gobierno” a ubicarla en “un lugar donde el país necesitara más” el desarrollo que genera el conjunto del proyecto.

Así “se recorrió” la geografía nacional durante varios años analizando distintas posibilidades y “hubo una evaluación también” de determinadas consideraciones “tecnológicas”, hasta que “se llegó a este lugar” entre Durazno y Tacuarembó al que Rossi llamó “de ´media agua´”.

En cuanto a la contaminación del río Negro, recordó que todavía “no está la planta” construida, por lo tanto “la situación que tiene el río Negro no es por la planta”. En cualquier caso, reflexionó, “el esfuerzo” del país debe dirigirse a “que mejoren las condiciones del río Negro” con o sin planta.
“El Uruguay necesita trabajo, y el trabajo se hace con inversiones”, apuntó.