EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Puentes

Robert Silva: El comedor en algunas modalidades educativas debería atender solo a aquellos niños que lo necesitan
21/07/2020
Descargar Audio

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

La menor demanda de los servicios de comedores escolares en período de pandemia, en relación a períodos ordinarios, generó un debate público sobre el rol que debe desempeñar la alimentación escolar en la sociedad uruguaya.

Si bien todos los actores políticos coinciden en que el programa forma parte de la tradición de la escuela pública del país y, por consiguiente, debe mantenerse, hay quienes ponen el acento en la atención a la población más vulnerable, es decir, a aquellos niños que lo necesitan. Mientras otros, impulsados por la enorme expansión de la cobertura y el crecimiento modalidades educativas con mayor carga horaria, consideran que el comedor debe ser una herramienta que inculque el valor de la igualdad.

El presidente del Codicen, Robert Silva, fue consultado este lunes 20 en desayunos informales sobre este punto y respondió haciendo alusión a su experiencia de vida personal.

«Yo iba a la escuela número 8 de Tacuarembó y me acuerdo que le pedía a mi padre para quedarme en el comedor de la escuela, porque mucho de mis amigos iban a comer allí. Y mi padre me decía: «Robert en tu casa tenés comida, si tú vas a comer a un comedor quizás le sacás la comida al que lo necesita».

Seguidamente el presidente del Codicen añadió: «Creo que nosotros tenemos que optimizar el servicio, hay modalidades educativas que por lo largo de la jornada requieren una alimentación integrada a toda la propuesta curricular de esa oferta. En otros casos creo que pueden acudir a la escuela y quién lo necesite quedarse al comedor y quien no, que no concurra».

Por otra parte, señaló que en algunas escuelas de tiempo extendido hay padres que no quieren que sus hijos coman en los comedores, situación que a su juicio debe contemplarse.

Otra mirada

Entrevistado este lunes por InterCambio, el ex consejero de Educación Inicial y Primaria, Héctor Florit destacó que el servicio se pensó «hace un siglo para los más vulnerables», pero en la actualidad debe concebirse como un espacio de integración de niños de distintos orígenes sociales.

El servicio de comedor que se desarrolló en los últimos años «tiene reconocimientos internacionales, tiene nutricionistas, tiene dietas equilibradas y aspira a ser una política universal que no solo atienda a los más vulnebles, sino que también construya un espacio de socialización, de intercambio, donde la integración de niños de diverso origen social haga que aprendan a sentirse como iguales»

Por otra parte, en una columna de la Diaria subrayó: «La políticas compensatorias focalizadas, también necesarias, no pueden contraponerse a otras con vocación universal (como la alimentación) que consolidan una educación pública que acoge e integra niños de distintos orígenes sociales que aprenden la convivencia democrática en el banco (y el comedor) escolar»

Cifras

El Uruguay invierte en el entorno de 49 millones de dólares por año en alimentación escolar. Se brindan 301.000 prestaciones, de las cuales 206.000 son almuerzos.

El 98 % de los centros educativos tienen comedores que brindan de una a tres prestaciones. Hay aproximadamente 2050 escuelas con comedor tradicional y 150 escuelas con servicios de alimentación tercerizados.