¿Reírse en el trabajo mejora la productividad?
23/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/200321-03-ZV-RISA-TRABAJO_1.mp3

En el Día Internacional de la Felicidad, celebrado el 20 de marzo, hablamos de la risoterapia, cuyo objetivo es promover la risa en el ámbito laboral por sus innumerables beneficios. Reírse en el trabajo no solo disminuye el estrés, sino que mejora la comunicación entre los compañeros y aumenta la motivación y la productividad.

La neurociencia viene estudiando desde hace tiempo los beneficios de la risa en todos los ámbitos de la vida, al que se suma el trabajo. Es por esto que muchas empresas están adoptando la risa como terapia para sus empleados.

«Para empezar la risa alivia, es una emoción que puede sobre las demás. Es muy difícil enfadarse cuando uno está riendo y es más fácil salir de un momento problemático si uno se ríe con los compañeros. Además, es una forma de comunicación social muy importante que genera cercanía y confianza», dijo Irene Megina, fundadora y directora de la Escuela de Risoterapia de Madrid.

En los talleres de risoterapia, que imparten a equipos de empresas desde hace 15 años, fomentan la alegría a través del juego. El objetivo es que por un rato las personas se olviden de los roles profesionales y empiecen a ver a sus compañeros «de una forma más humana». También buscan que se desconecten de sus preocupaciones diarias.

«Está demostrado que esto funciona como prevención de riesgos porque al día de hoy las grandes causas de baja laboral son la depresión y la ansiedad. Cuando nos reímos se producen dopamina, serotonina y endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad porque tienen un efecto analgésico y de bienestar», agregó Megina.

Además, reírse genera unión en los equipos lo que hace que los empleados tengan más ganas de ir a trabajar y hacer mejor las tareas. Para Irene, cuánto más motivados estamos, más productivos somos.

«En el pasado, y todavía quedan mucho de esto, nos han vendido que para ser productivos había que ser serios, solemnes y rígidos. Pero ya hay muchas empresas que son conscientes de que la solemnidad no es productividad, es fuente de bajas laborales y de poca creatividad», concluyó.