Reestructura en organismos del Estado que pretende reducir personal tiene «claros factores de inconstitucionalidad», aseguró Scavarelli
18/09/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/09/20200917_ALBERTOSCAVARELLI.mp3

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

«Tengo expectativa que en la discusión parlamentaria esto de marcha atrás (…) cuantas menos tareas desarrolle el Estado habrá más gente que no sea necesaria», dijo a INFO24 el ex director de la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC), Alberto Scavarelli, acerca de la intención del gobierno es disminuir la cantidad de funcionarios públicos para bajar el gasto.

En el presupuesto se plantea que, en un lapso de un año y medio, en todos los incisos de la Administración Central más Presidencia, se presente un plan de reestructura que no implique un incremento de gasto. «Esto quiere decir que habrá una reducción del personal», indicó Scavarelli a INFO24.

Para Scavarelli, esta propuesta presupuestal tiene «un claro factor de inconstitucionalidad», porque luego de la redistribución del personal excedente (el funcionario se va con su sueldo y su categoría) si en un año no logra ser colocado en ningún organismo, comienza un período crítico.

Este funcionario, que fue elegido para ser excluido y excedentario, comenzará un curso para recapacitarse, lo cual conlleva, según Scavarelli, a una seria conflictividad jurídica.

«Porque después de un proceso, si ese funcionario no logra superar esos cursos, pierde su condición de funcionario público», sostuvo.

La Constitución establece que las precausales para los funcionarios presupuestados, son la ineptitud, la omisión o el delito.

«Aquí estamos hablando de alguien que concursó, ingresó al Estado, empezó a desempeñar una función, y un día el Estado deja de prestarle funciones que él cumplía con su trabajo y pasa a ser directamente excluido porque no aprueba los cursos para la nueva tarea. Esto es altamente delicado», opinó.

«Si el funcionario ingresó para trabajar en un área de la administración y ésta luego quiere que sea astronauta seguramente no va a salvar ese concurso. Con este ejemplo ridículo, lo que quiero significar es que en un mundo altamente tecnificado estamos agregando requisitos que a veces son muy difíciles de cumplir», subrayó.