Quién era Mafalda, la niña rebelde que quería cambiar el mundo
03/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/201003-03-ZONA-QUINO.mp3

El humorista argentino Joaquín Lavado, más conocido como Quino, falleció el 30 de septiembre a los 88 años, un día después de que se cumplieran 56 años de la primera publicación de Mafalda. La historieta tiene como protagonista a una niña contestataria, rebelde y feminista, con ansias de cambiar el mundo y con ideas muy progresistas para su época.

La tira Mafalda fue desarrollada por Quino entre 1964 y 1973, aunque sigue vigente y trascendió el Río de la Plata al ser traducida a más de 30 idiomas.

«Mafalda nació para una publicidad de electrodomésticos en los años 60. Al igual que la Pantera Rosa —que era la presentación de una película y se convirtió en un dibujo autónomo— la historieta acabó siendo publicada en diarios, revistas y publicaciones independientes. Es de esas cosas que superan al autor», dijo Rosa Passeggi, bibliotecóloga, narradora oral e integrante del Club de Lectores Extremos en Uruguay.

Para ella, la clave del éxito de la tira es que «tiene una viñeta para cada situación de la vida». A pesar de ser un reflejo de la clase media urbana rioplatense de la época, su mensaje trasciende generaciones y culturas. Mafalda es una niña contestataria, rebelde y feminista, que odia la sopa y ama a Los Beatles.

«No creo que Quino tuviera una idea feminista pero la plasmaba en Mafalda, en oposición a Susanita que quiere casarse y tener hijos. Hay una viñeta que me impresiona, cuando Mafalda ve a la madre que ordena la ropa, pasa la aspiradora, cocina y está agotada. Le dice ‘mamá ¿no tenías amigos cuando eras chica?-, -sí tenía amigos-, -¿y qué pasó?-, -la vida-; y Mafalda le pregunta -¿qué derecho tiene la vida a hacerle eso a una persona?-‘», relató Passeggi.

Otras de las frases emblemáticas de Mafalda son: «¡Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno!»; «como siempre, lo urgente no deja tiempo para lo importante»; y «ya que amarnos los unos a los otros no resulta, ¿por qué no probamos amarlos los otros a los unos?».

La más conocida es quizás la que dice «paren el mundo que me quiero bajar», acompañada de un dibujo de Mafalda llorando con un globo terráqueo a su lado. Pero esta frase no es de ella. Quino dejó en claro que jamás la hubiera escrito porque la protagonista no quiere que el mundo pare y bajarse, sino que mejore.

«Mafalda ve al mundo de una manera pesimista pero crítica. Creo que tiene esperanzas de cambio. Ella siempre se pone del lado del sometido, sea por razones políticas, raciales o de género», concluyó Passeggi.

Esto y más en Zona Violeta.