Que una reforma en Chile corrija sus lacerantes desigualdades y que el mundo occidental rico le perdone esta vez los recursos a Bolivia
21/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201021-MUJICA.mp3

En su espacio de reflexiones en M24 el ex presidente José Mujica habló de las instancias cívicas de Bolivia el domingo pasado y de Chile el próximo.

Mujica destacó primero que “el próximo domingo el pueblo chileno se la juega, vota en un plebiscito tras la intención de reformar o no la penosa Constitución que padece” y “arrastra multitud de cosas impuestas por la dictadura de Pinochet y que ha conformado un cuadro de duras injusticias”.

“Esa dictadura ensayó a rajatabla todo el manual neoliberal de nuestra época, por primera vez y crudamente en América Latina y utilizó para ello los contundentes y drásticos recursos de la dictadura”. Aquello “dio como resultado un relativo crecimiento económico interesante” pero produjo como contracara “una inmensa mayoría de gente con dificultades, a veces para cuestiones elementales”. Allí “la política de bienes públicos quedó por el camino” pero otras “multiplicaron la desigualdad en forma aterradora”.

Entonces, tras el próximo domingo y “luego de múltiples tensiones donde mucha gente pagó el costo”, el país trasandino “puede entrar en un proceso de reforma constitucional que tal vez tienda a corregir algunas de estas lacerantes y enormes desigualdades e injusticias” que sufren millones.

Una semana antes, es decir el pasado domingo 18, Bolivia tuvo elecciones nacionales y “ya sabemos los resultados. Algunos grandes medios se alarmaron por el triunfo del MAS” pero “a nosotros no nos sorprendió”.

Al candidato que resultó presidente electo, Luis Arce, “se le considera en gran medida el factótum que determinó el crecimiento constante de la economía” en “un país casi sin déficit fiscal” y con progresiva “distribución de la riqueza” a partir del primer gobierno que encabezara Evo Morales.

“Tal vez ningún territorio de América Latina haya sido tan saqueado como Bolivia” y esto desde “la era de Potosí”, de cuyo cerro se extrajo “la plata” que sustentó el desarrollo de “la economía industrial de Europa occidental”.

El ex presidente subrayó que “hace unos 300 y pico de años” Potosí fue “probablemente la ciudad más importante del hemisferio occidental”, con “una de las más viejas universidades de Sudamérica”, en la que “estudiaron algunos de los que hicieron la primera Constitución del Uruguay”, resaltó.

Pero de toda aquella riqueza extraída y saqueada, “a Bolivia solo le quedó el dolor de sus indígenas avasallados y esclavizados”. Luego llegará el tiempo de “la Independencia, tortuosa, difícil” y más adelante el drama de “una guerra con Chile por la cual Bolivia perdió el mar”. No pasará mucho tiempo hasta “la era del estaño”, simbolizada en “la familia Patiño” y que asimismo “produjo una riqueza interesante que no quedó en Bolivia”.

“Lo que más importa es que la minoría blanca impuso un espíritu de casta en una nación indígena”, generando “una herida muy honda aún hoy”.

“No me ha sorprendido esto que pasó en Bolivia y espero que el nuevo presidente tenga suerte”, expresó el líder del MPP. “Ojalá que el mundo occidental rico y poderoso, esta vez le perdone los recursos a Bolivia”, cuyo “gran recurso se llama litio y es algo así como el combustible del futuro en la era de los vehículos eléctricos”. Entonces “espero que estas tensiones se manejen y que dejen vivir con su libertad, por su camino, con sus avatares al pueblo boliviano, absteniéndose de fraguar intervenciones por caminos oscuros. Ese es el deseo de cualquier latinoamericano. Suerte”.