¿Qué hace la Armada de EEUU investigando enfermedades y bacterias en la Amazonia peruana?
30/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/200328-02-TELE-COMANDO-SUR_1.mp3

El Observatorio para el Cierre de la Escuela de las Américas alertó por las investigaciones bacteriológicas y de enfermedades tropicales que realiza en Perú la base NAMRU-6 de la Armada de EEUU. «Tenemos mucha preocupación porque está cerca de la Amazonia y eventualmente se podrían preparar armas biológicas», advirtió a Sputnik Pablo Ruiz.

Ruiz integra el Observatorio en su sección chilena, que en todo el continente procura el cierre definitivo de la Escuela de las Américas, cuna de los dictadores latinoamericanos que gobernaron principalmente en las décadas de 1970 y 1980.

La Escuela de las Américas fue fundada en Panamá en 1946 y desde 1963 se la conoce como Escuela de las Américas. En 1984 se trasladó a Fort Benning, Georgia, en Estados Unidos, después de la firma de los Tratados Torrijos-Carter que devolvieron el Canal de Panamá al país centroamericano.

En 2001 esta institución de instrucción militar y policial pasó a llamarse Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad, en un intento por lavar su trágico legado. Sin embargo, “no ha cambiado su propósito”, denunció Ruiz.

Recordó que los asesinos de la activista indígena y ambiental hondureña Berta Cáceres en 2016 pasaron por esa institución. «Por lo menos dos militares recibieron adiestramiento en la Escuela y de las Américas y uno además entrenamiento de antiterrorismo en EEUU», precisó el entrevistado.

Más recientemente se encuentra «su huella académica» en lo sucedido en Bolivia. «El comandante que le pide la renuncia a Evo Morales es graduado en la Escuela de las Américas», apuntó.

Ruiz consideró que en los últimos años -con el retorno de Gobiernos neoliberales- revivió el protagonismo estadounidense en la región. Esto se tradujo en un aumento de los convenios de cooperación, la instalación de nuevas bases militares, de ejercicios conjuntos y de entrenamiento de oficiales policiales y militares, además de la declaración de Brasil y Colombia como aliados extra OTAN.

«Con el cambio de Gobierno en Ecuador, Lenín Moreno volvió a mandar soldados a la Escuela de las Américas. A pesar de que la Constitución lo prohíbe, permitió que exista una base militar en las islas Galápagos», ejemplificó.

Otro caso es la autorización que le dio el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para que EEUU use su base aeroespacial de Alcántara, y los «acuerdos de cooperación militar que firmó en marzo con el Comando Sur».

Militares y «científicos»

«En Perú, EEUU tiene una serie de bases militares, algunas ocupadas supuestamente en el tráfico de drogas», aportó el vocero del Observatorio. Pero enfatizó «en una base militar a la que le estamos haciendo seguimiento, que es de la Armada» del país norteamericano, explicó. Se refería a NAMRU-6, sigla en inglés de Naval Medical Research Unit Six.

«Hace investigación sobre enfermedades patológicas, infecciosas, y tenemos mucha preocupación porque está cerca de la Amazonia y eventualmente en esta base militar se podrían estar preparando armas biológicas», sostuvo.

El activista chileno aportó lo ocurrido en 1981, cuando «Cuba sufrió el dengue hemorrágico que fue intencionalmente causado, muriendo 158 personas entre ellas 101 niños. Por lo tanto, no nos llama mucho la atención que militares estadounidenses estén haciendo investigación sobre enfermedades infecciosas», afirmó.

«En la actual situación que vive la humanidad sería muy bueno que el organismo de ONU que vela porque ningún país sea productor de armas de destrucción masiva, pueda hacer una visita a esta base y vea qué están haciendo ahí con las enfermedades infecciosas», reclamó Ruiz.

Represión y EEUU

Desde el Observatorio para el Cierre de la Escuela de las Américas (http://www.soaw.org/inicio-2/) consideran que tampoco es llamativo que mientras América Latina cerraba 2019 con un ciclo de protestas sociales sin precedentes, el comandante del Comando Sur, Craig Faller, anunciase en el Congreso de su país que aumentará la presencia militar en la región.

«Chile es el segundo país en enviar soldados a la Escuela de las Américas. Lamentablemente, con las protestas sociales desde se declaró el estado de emergencia el 18 de octubre hay por lo menos 71 querellas por violación de los derechos humanos cometidos por funcionarios de las FFAA», señalo.

Según Ruiz, «obviamente Chile es un país socio de EEUU. Desde las bombas lacrimógenas y otros armamentos son exportados de esta nación, así que hay relación directa y complicidad del Gobierno estadounidense con la represión».

Pero también expresó que este vínculo no se limita a Chile sino que «encontramos una relación directa de EEUU con la represión en América Latina». Mencionó el caso de Honduras, «otro país altamente reprimido que tiene una gran colaboración con Washington y una base militar en de Soto Cano, mientra que su Ejército y Policía son entrenados por EEUU».

Detrás de la represión, «hay una cuestión de fondo: hoy en día las protestas sociales cuestionan al modelo neoliberal, que es levantado por EEUU con las empresas trasnacionales que son las que financian la política en ese país».