EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Proyecto de La Tahona en Salto no es de vivienda sino financiero y el tipo de desarrollo se debe discutir a nivel nacional, señalan desde el FA
20/04/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/04/20210421-Pastorino.mp3
Descargar Audio

El proyecto de inversión inmobiliaria ́El Milagro ́del grupo ́La Tahona ́en Salto, que INFO24 reportara días atrás entrevistando al arquitecto Osvaldo Sabaño, genera debates en el frenteamplismo salteño y para conocer una voz partidaria crítica, dialogamos con el agrónomo Mijaíl Pastorino, integrante del Movimiento de Participación Popular en ese Departamento.

Pastorino separó el tema “en tres grandes dimensiones: uno es la promesa o propuesta de inversión en áreas sensibles, de relevancia, una idea de invertir en vivienda, en este caso residencial; en turismo; y en plataformas de desarrollo de innovación y tecnología”, todas “en la línea de lo definido en el Programa de Gobierno” departamental del Frente Amplio (FA).

“Después está lo que el grupo inversor ́La Tahona ́ promueve, o propone, ellos se denominan como grupo desarrollador y ahí ya empieza a haber algunas cuestiones que ameritan el análisis; y cuáles son las condiciones que estos grupos ponen para desarrollar en teoría estas inversiones, y ahí es donde está el punto de debate más importante”, subrayó el entrevistado.

Al respecto, aclaró que en el FA salteño “nadie se opone” a las inversiones en sí, aunque “hay formas de invertir” y también “de exigir qué necesita o requiere” el inversor “para desarrollar” un proyecto. “En este caso concreto la propuesta está pensada para hacerse en 560 hectáreas, una dimensión enorme para nuestro Departamento y además no existen antecedentes en Uruguay de esto, en lo más cercano estamos hablando de 130 hectáreas; en padrones que hoy son rurales, concretamente son 3 padrones de un solo dueño; y que el grupo inversor exigiría la recategorización, que se llama, o sea el cambio del tipo de uso de esos suelos, de rural a suburbano”, añadió.

“Además son 3 padrones que están absolutamente por fuera del límite actual de la ciudad y -añadió- de lo que comprende hoy el Plan local de Ordenamiento Territorial del Departamento de Salto”, advirtió. Y a ello debe agregarse, al efecto de analizar posibles consecuencias del proyecto, “todo lo que implica o implicaría esa recategorización, que es el enfoque que le da el Grupo de Estudio de la Universidad de la República” (Udelar).

Pastorino puntualizó acerca de ́La Tahona ́ que “ellos no invierten” y esto mismo “lo dicen ellos en el documento de una consultoría que elabora la propia empresa para presentar a la Intendencia. Ellos solamente lotean y acondicionan los lotes para vender, o sea no existe por parte de este grupo una inversión real de construcción, ni de vivienda, ni de complejo turístico, ni de plataformas de nada. Lo que hay es una propuesta de negocio inmobiliario, en lo que sería la recategorización, que implica automáticamente, sin invertir un solo peso, un aumento en el valor de la tierra de 10 veces para arriba, y en el acondicionamiento de esa tierra para después generar construcción o inversiones, que todavía no existen, no sabemos quién las va a hacer, porque no existe un proyecto” para eso.

Por lo tanto, “ahí tenemos una primera preocupación muy seria, muy importante, que es lo que exige este tipo de inversores desarrolladores para, en teoría, generar inversión”. “Hasta ahora, con la información disponible (…) lo concreto es que ellos no generan ningún tipo de infraestructura ni de inversión arriba de esas tierras recategorizadas (…) pero sí, por el contrario, solamente con esa recategorización”, recalcó, “existe un negocio financiero fantástico (…) sin un solo peso puesto en el Departamento”.

“Y la tercera cuestión es el tipo de modelo de desarrollo” que se impulsa. “Con esto aceptamos un tipo, un modelo de desarrollo territorial y eso no tiene marcha atrás, una vez que esto se instala genera un antecedente que no tiene reverso. Entonces, políticamente, en esto el FA tiene una gran responsabilidad (…) en analizar bien cuál es el paso que se está dando. Ahí también existe una preocupación muy grande de parte nuestra (…) porque esto es algo que está bastante escondido entre las cosas lindas que el grupo puede llegar a plantear de los supuestos 600 millones y no sé cuántos miles de empleos”, alertó Pastorino. “Con este tipo de instalación, de modelos territoriales, el desarrollo que vamos a tener a mediano y largo plazo es desigual, y esto la Udelar lo dice en todos su documentos y estudios”.

Después el entrevistado destacó “otro elemento no menor a nuestro juicio: este tipo de iniciativa, de esta forma, no está, no fue parte del debate en la construcción del Programa de Gobierno departamental” del FA, “no está incluida en el Programa de Gobierno y va en contra de lo que está escrito en el Programa de Gobierno departamental y también a nivel nacional”. Y luego anotó: “no creo que los trabajadores tengan acceso muy fácil a este tipo de emprendimiento” residencial, que en rigor es un “barrio privado”.

Pastorino consideró que este proyecto debe propiciar “un debate más general de carácter nacional, porque el avance de este tipo de negocio en términos territoriales, y de carácter estrictamente neoliberal por cómo se sustentan, es importante para la izquierda de este país. Estas cosas no las podemos reducir a un solo proyecto” ya que hay “muchos” en Uruguay. “Demos un debate en torno a lo que estas cuestiones generan”, propuso.

Nota relacionada:

Inversión inmobiliaria de La Tahona en Salto sería 13 veces menor a lo prometido, según estudio