Presupuesto se enfoca y subordina a reducir el sector público, el gasto y el déficit fiscal. ¿Esa es la agenda de futuro?
28/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201028-mujica-jose.mp3

En su espacio de reflexiones en M24 el expresidente José Mujica fustigó al gobierno por no tener más política que achicar el Estado al punto de quedar en la cola regional en cuanto al dinero dispuesto para frenar la pandemia.

Mujica lamentó que sobre “este Presupuesto que se está discutiendo en el Senado de la República”, le queda “la sensación de que en mucho se están subestimando las consecuencias globales y nacionales que tiene esta pandemia y que nada indica que se supera en un tiempo prudencial”.

Destacó “un dato” difundido días atrás por “Cepal” según el cual “esta es la peor crisis en un siglo globalmente para Nuestra América Latina”. Cepal “habla en ese informe de una década perdida, que va a llevar el ingreso personal promedio de los latinoamericanos 10 años para atrás (…) y señala que vamos a volver a las cifras de pobreza (…) que había hace 14 años”. Esto equivale a que en nuestro país “volviéramos a aquel fantástico número del 2003, 2004” que contabilizaba 1.200.000 personas pobres e indigentes.

Pero del “nuevo Presupuesto, lo que queda claro” es el objetivo de “reducir el déficit fiscal, da la impresión de que se cree que eso va a ser mágico”. Allí se fundamenta que para enfrentar “el coronavirus” se dispusieron “768 millones de dólares, algo más de 1,5% de nuestro PBI” cuando “en este continente pobre y el más injusto del mundo”, ese “esfuerzo” promedia “más de 4 puntos (…) y todavía con garantía de créditos estatales que llegan hasta el 10% del PBI”. “Lo que el Uruguay pone es poquísimo”.

Y “las recomendaciones de la presidenta del Fondo son: ́gasten y guarden los recibos ́, porque para que la economía salga adelante hay que cuidar los recursos pero hay que invertirlos”. Es que “según la Universidad de la República ya hay más de 100.000 nuevos pobres hoy”. Además, “todo indica que las consecuencias negativas” de la pandemia “van a ser profundas y durarán tiempo”, en tanto que “se aceleran cosas que ya existían, tendencias que influirán en la producción, como el teletrabajo, el empleo y toda la vida social. Acelera la revolución tecnológica y la economía digital y esto va a generar trastornos en el campo del trabajo”.

Sin embargo, “nada de esto está reflejado por las decisiones presupuestales, daría la impresión de que es un impacto negativo pero transitorio”, pero “la cosa es mucho más seria”. En el Presupuesto “lo que aparece nítidamente claro es que no hay agenda de futuro (…) parecería que se dijera: ́no se preocupen, el mercado nacional e internacional nos va a llevar por buen puerto, es suficiente que le quitemos lastre, peso, a los grandes actores económicos, después todo se va a arreglar ́”. Esto contrasta con “todos los gobiernos” del mundo, que “están apuntando a planes de recuperación (…) y empeñando todo tipo de instrumento y planificando el mediano y el largo plazo. Pero nuestro Presupuesto nacional, al menos hoy, no dice nada”.

“Todo aparece enfocado y subordinado a reducir el sector público, el gasto público y el déficit fiscal. ¿Esa es la agenda de futuro?”, interrogó Mujica.