˂ Volver a Portada

Política

Pese a la exhortación del gobierno de no hacer «asaditos», Lacalle participó de uno con la Conmebol


Durante la noche del miércoles, luego de la conferencia donde anunció la vuelta gradual de clases en todo el país, el presidente Luis Lacalle participó de un asado en el Complejo Uruguay Celeste junto a autoridades del gobierno, la AUF y la Conmebol para celebrar la gestión presidencial de la llegada de 50 mil dosis de Sinovac a la institución deportiva.

El miércoles 28 hubo Consejo de Ministros donde se analizaron las medidas que luego se anunciaron en conferencia de prensa por parte del presidente de la República, Luis Lacalle, acerca de la reapertura de algunos grados de la educación que se realizará en forma paulatina.

En esa conferencia el presidente reiteró a la población los cuidados sanitarios a tener en cuenta para evitar una mayor propagación del COVID-19 en nuestro país, en momentos en los que el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) ha informado que asistimos a una transmisión comunitaria del virus.

Posteriormente Lacalle participó en un asado junto a otros 14 invitados en el complejo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, donde había jerarcas del gobierno, autoridades del fútbol uruguayo y cuatro dirigentes de la Conmebol llegadas del extranjero, publicó esta mañana El Observador que recoge lo informado por Sport 890.

En el asado se celebraba el arribo de 50 mil dosis de Sinovac al Aeropuerto de Carrasco, destinados a la Conmebol para distribuir entre futbolistas y planteles. El gobierno uruguayo había colaborado en la gestión con la farmacéutica china.

Junto a Lacalle se encontraban el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, el secretario nacional de Deportes, Sebastián Bauzá, el segundo de ese organismo, Pablo Ferrari y los siete integrantes del cuerpo de neutrales: Ignacio Alonso, Gastón Tealdi, Eduardo Ache, Matías Pérez, Fernando Sosa, Jorge Casales y Andrea Lanfranco.

Por la Conmebol participaron Alejandro Domínguez, el director de Desarrollo, Gonzalo Belloso, el gerente de Marketing, Arturo Montero, y el director médico, Osvaldo Pangrazio.

El Observador detalla que el presidente de la Conmebol había llegado a Uruguay esa misma noche bajo un permiso del gobierno sin realizar cuarentena.

Fuentes de la AUF afirmaron que esta actividad se realizó en el Complejo Uruguay Celeste por la amplitud de las instalaciones.

El presidente había tuiteado el 17 de marzo un tramo de su conferencia donde llamaba a permanecer cada uno en su burbuja y no hacer «asados de 20 (…) no hay medida que resista la falta de cuidado de una persona».

Días después, el 24 de marzo, el jefe de Estado posteaba otro video donde exhortaba a que cada uno se quede en su burbuja y en tal sentido explicaba que ello era quedarse en su núcleo familiar. «Eso escapa al gobierno. Allí es donde la libertad se expresa y se maneja responsable y solidariamente», afirmaba desde entonces.

Semanas después, el 13 de abril, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, compareció en el Parlamento donde, según consignó el diario El País, el jerarca convocó a “ir de casa al trabajo y del trabajo a casa” para evitar que los casos sigan en aumento. “¿Hicimos todo lo que debíamos o seguimos con los asaditos, las fiestitas y los cumpleaños?”.

No es la primera vez que el presidente participa de un asado con figuras de la política. A fines de mayo de 2020, en la residencia de Suárez, había realizado uno con legisladores nacionalistas, cuando el país se encontraba en emergencia sanitaria, medida decretada por el gobierno el 13 de marzo de ese año.

Incluso a fines de marzo de este año, en oportunidad de la inauguración de la cosecha de Arroz en Rocha, el presidente participaba de otro asado con autoridades del gobierno, de la Intendencia del departamento y empresarios.

«Si 60 personas se juntan a comer un asado con el presidente no pasa nada, si se juntan 5 gurises en una plaza es aglomeración», dijo en referencia a este hecho el senador del Frente Amplio, Alejandro Sánchez.