Perú: entre el coronavirus, la crisis política y un presidente que «hace lo que puede»
23/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/200321-02-TELE-CORONA-PERU_1.mp3

El 30% de la población de Perú no tiene agua potable, lo que atenta contra la principal medida para frenar el coronavirus, como es la higiene en general y el lavado de manos en particular. Así lo dijo a Sputnik el diputado Francisco Sagasti, del Partido Morado, uno de los 130 que se juramentó este 16 de marzo sin público a la vista por la pandemia.

Esta singular asunción agregó un condimento extra a una crisis política y social que puso en jaque a los partidos políticos y está poniendo a prueba la capacidad país para superar esta realidad y la crisis sanitaria.

El 30 de septiembre de 2019 el presidente, Martín Vizcarra, disolvió el Parlamento. Lo hizo al amparo del artículo 134 de la Constitución después de que los legisladores le negaran un voto de confianza para reformar el procedimiento de designación de magistrados del Tribunal Constitucional.

En aquel entonces, el ámbito legislativo estaba controlado por la oposición conformada por el partido Fuerza Popular, de Keiko Fujimori, y el APRA. Fujimori recuperó la libertad en noviembre tras cumplir 13 meses de prisión preventiva por lavado de activos. Pero en enero de este año regresó a prisión por otra causa también vinculada a casos de corrupción en el escándalo de la empresa constructora brasileña Odebrecht.

Por su parte, el APRA tuvo como último gran referente al expresidente Alan García (1985-90; 2006-2011), que se suicidó en 2019 cuando iba ser detenido por implicancias en el caso Odebrecht.

La disolución parlamentaria trajo aparejada la convocatoria a nuevos comicios, que se realizaron el 26 de enero y cambiaron completamente la composición del cuerpo.
«Ha sido un castigo muy grande», disparó Sagasti al comentar la performance electoral de esas agrupaciones.

«Son los dos partidos que venían manejando el Congreso y la ciudadanía mostró una insatisfacción total y una crítica profunda. Al punto que el partido aprista ni siquiera logró pasar la valla de 5%, por lo tanto no tiene representantes», indicó uno de los nueve legisladores que obtuvo el nobel Partido Morado, fundado en 2016.

«El partido Fuerza Popular disminuyó de una representación de más de 70 miembros -en un Parlamento de 130- a solo 14», agregó.

El nuevo Parlamento hoy está conformado por nueve bancadas y su integración combina antiguos con nuevos representantes, que completarán el período original hasta las elecciones de abril de 2021, en las cuales también se pondrá en juego el cargo de presidente.

Señales poderosas

La fragmentación parlamentaria parece haber sido una señal ciudadana para que el sistema político logre los consensos necesarios e impulse las reformas pendientes.

«Desde el Partido Morado estamos planteando una actitud vigilante, de colaboración, de apoyo, pero no estamos dando un cheque en blanco al Ejecutivo. No vamos a hacer oposición por oponerse nomás como hizo la mayoría del Congreso anterior. Tampoco vamos a estar parados simplemente mirando», explicó el legislador.

Entre los principales temas de la agenda parlamentaria figuran reformas fundamentales como la electoral, la política, la judicial y de la operativa del Congreso, enumeró el también vocero del PM. «El primer paquete tiene que ver con reformas constitucionales y políticas que permitirán al sistema político operar de manera más eficaz, transparente, representativa», subrayó.

Con respecto a la forma en la que Vizcarra está conduciendo el país, el diputado moradista fue categórico. «Es un presidente que está haciendo lo que puede, que no tiene un equipo estelar, de primera (…), hace lo mejor que puede dadas las circunstancias y nosotros apoyamos en lo que sea positivo».

Vizcarra ocupó la Presidencia de manera imprevista luego de la renuncia en marzo de 2018 del presidente Pedro Pablo Kuczynski, al verse acorralado por sus vínculos con Odebrecht.

Por eso Sagasti puso énfasis en la relevancia de la nueva era política que vive el país y las señales que la sociedad espera de sus políticos, más aún teniendo en cuenta que el presidente «no tiene ni siquiera un congresista».

«Lo que hay es un Congreso bastante fragmentado y un Poder Ejecutivo que en el próximo año y cuatro meses tendrá que sobrevivir y tomar decisiones críticas», afirmó.

«Todo el país está consciente de la necesidad de trabajar de manera diferente a lo que lo hizo el Congreso disuelto. Y está consciente de que es necesario evitar esa confrontación total que hubo entre el Ejecutivo y el Parlamento (…) y desde que fue elegido este Congreso esa parece ser la actitud de todas las bancadas».

Capítulo coronavirus

«Apoyamos la cuarentena, estamos tratando de evitar reunirnos físicamente», indicó Sagasti al ser consultado sobre cómo consideran que el país está confrontado la pandemia del Covid-19.

Como en todo el mundo la restricción ambulatoria también impacta en el territorio, al punto que la juramentación se hizo sin presencia de público.

Respecto a las medidas tomadas por el Gobierno, el entrevistado dijo que «a pesar de que está haciendo las cosas que nos parecen correctas, tenemos que hacer notar que la distancia entre las decisiones y la implementación en la práctica y el impacto que tenga es un poco difícil de lograr eficazmente».

«Por ejemplo el tema de higiene y lavado. En nuestro país desgraciadamente 30% de la población, sobre todo en la zona rural, no tiene acceso a agua potable», explicó Sagasti..

A esto se suman otros factores económicos, en especial para el mundo de lo informal, que según el diputado es «gran parte de la población en edad de trabajar».

«Lo hacen en empleos precarios, en los que ganan día a día. Si dejan de trabajar tienen problemas económicos serios. El Gobierno instrumentó apoyo a estas personas, pero ya escuchamos críticas sobre la forma que se va a implementar”, señaló.

Finalmente, y poniendo la mira en la región, Sagasti vaticinó que «la coyuntura mundial va a afectar severamente a nuestra región, que es exportadora de materias primas. Creo que todos lo países vamos a tener que trabajar de manera solidaria que no la hemos expresado hasta ahora por otras razones. Espero que lo hagamos ahora», sentenció.