Para el representante en Uruguay de la Fundación Friedrich Ebert la línea socioeconómica del gobierno “va en contra de una salida justa de la crisis”
21/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200721-SPERLING.mp3

Entrevistado en InterCambio el representante en nuestro país de la alemana Fundación Friedrich Ebert, Sebastian Sperling, criticó la política de ajustes y recortes del gobierno uruguayo ante la crisis socioeconómica en curso.

Sperling abordó el tema de las respuestas de los Estados frente a los efectos desencadenados por la pandemia y lo contextualizó señalando que si bien “es cierto” que en esta crisis “estamos todos juntos”, la realidad evidencia una vez más que “no nos afecta de manera igual” a las personas y clases.

Destacó que “hay mucho interés en el Uruguay en el mundo, por todas sus virtudes”, lo que se viene verificando en “el control del virus” como un “resultado de fortalezas” acumuladas en el Estado y la sociedad. Entre esas varias fortalezas nacionales, el entrevistado mencionó “la confianza en las instituciones”, “el Sistema de Salud pública” y “la infraestructura digital”.

Sin embargo, lamentó, la acertada y exitosa acción oficial en el plano sanitario no se corresponde con una orientación social y económica caracterizada por “austeridad”, “recortes”, “aumentos de tarifas”, rebaja de “salarios”, “desregulación” y “medidas en dirección a una represión”.

Y aunque esa línea refleja “preferencias” legítimas, que además expresan el hecho de que el gobierno electo en 2019 fue éste y no otro, esa orientación “va en contra de lo que uno espera para una salida justa de esta crisis”. Después habló de “la magnitud” de la crisis y de “la incertidumbre” global como variables y factores que deben ayudar “a pensar” en su superación.

En esa dirección subrayó “en primer lugar” la necesidad de construir “un Estado fuerte y democrático”, que además cuente “con apoyo de una sociedad solidaria”; junto a esto, desarrollar “políticas públicas” articuladas y que conformen “un Estado de Bienestar”; en definitiva, resumió al respecto, se trata de “pensar esto como una inversión y no como un gasto”, un trazo grueso que “nos ayuda a tener claro nuestras prioridades”.

Lo ejemplificó con su patria de origen, “Alemania”, en donde “una cosa” que el país como tal “perdió en esta crisis es una obsesión con la austeridad” fiscal, que venía caracterizando no solo a la derecha sino también a una parte grande de la izquierda, el Partido Social Demócrata.

Es así que el gobierno de unidad conducido por la Canciller federal, Angela Merkel, ha optado en esta coyuntura inédita por “aumentar la demanda interna”, “bajar el IVA” y multiplicar las “inversiones” con un sentido amplio, incluyendo una muy cuantiosa “en ciencia y tecnología”, camino que Sperling definió como “invertir en futuro”. Pero lamentablemente, contrastó, “lo que veo acá no es eso, es apretar más el cinturón”.