EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Para Bonomi el plan de ajuste de Lacalle está atado a las limitaciones de la protesta social incorporadas en la LUC
16/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/20200616-bonomi-1.mp3
Descargar Audio

Foto: Javier Calvelo – adhocFOTOS

Entrevistado por INFO24, el senador por el Frente Amplio, Eduardo Bonomi, analizó los artículos de la Ley de Urgente Consideración que afectan a la libertad sindical y que apuntan a la criminalización de la protesta. Al respecto, señaló que estas transformaciones están atadas a planteos realizados desde antes del coronavirus, cuando en la campaña electoral “se decía que se iba a hacer un ajuste de 900 millones de dólares, donde decía Isaac Alfie que había que congelar los salarios de los trabajadores por tres años”.

Algunos artículos que contiene la Ley de Urgente Consideración (LUC) tienden a transformar la libertad sindical en Uruguay, criminalizar la protesta social, prohibir los piquetes y las ocupaciones, lo cual obligará al gobierno a vincularse con las manifestaciones a través del ministerio del Interior cuando antes se regulaba desde el ministerio de Trabajo.

Para el senador frenteamplista Eduardo Bonomi, estas limitantes que se quieren votar en el Parlamento están pensadas desde mucho antes. “Esto se ata a otras muchas cosas. La inflación, el desempleo, las pautas salariales a la baja, la pérdida del poder adquisitivo (…) en la campaña electoral donde se decía que se iba a hacer un ajuste de 900 millones de dólares, donde decía Isaac Alfie que había que congelar los salarios de los trabajadores por tres años”.

Bajo este panorama, Bonomi subrayó que el artículo 11, incluido en seguridad pública, crea un nuevo delito, el de “agravio a la autoridad policial”. “Cuando aparece gente para resistir un arresto, un delincuente y agreden a la policía, pero con piedras o con gritos o con gente. Pero también establece solamente los gritos con agravio y como agravante cuando son más de tres los que gritan. Esto sucede en todas las manifestaciones públicas sindicales o sociales o barriales donde la policía interviene y hay gritos. Se crea una pena de tres meses a dieciocho meses de prisión”.

Asimismo, al artículo 388 que refiere al derecho de huelga, se reconoce el derecho a los huelguistas, a los no huelguistas y a los propietarios a entrar a su propiedad. Bonomi dijo que esto nunca estuvo desconocido en nuestra normativa, pero “el problema es que la huelga, que siempre es absolutamente mayoritaria, el que entra no tiene trabajo”.

A estos artículos se complementan el 466, 467 y 468, que prohíben los piquetes y las ocupaciones. “El razonamiento que hizo el ministro (de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres) en comisión, fue que el Frente Amplio considera la ocupación o el piquete como parte de la huelga y que ellos no. Entonces en lugar reglamentar el piquete o la ocupación, que fue lo que hizo el Frente Amplio, ellos reglamentan la huelga y prohíben el piquete y la ocupación. Esto fue cuestionado por la cátedra laboral, por los organismos internacionales”.

Además, el senador recordó que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoce la ocupación y el piquete, en la medida que sean pacíficos. “Pierden legitimidad cuando dejan de ser pacíficos. Acá la posibilidad de que pierdan legitimidad lo ponen de entrada. No corresponde. Un piquete, muchas veces, es un grupo de trabajadores repartiendo volantes a la entrada de su trabajo, anunciando que están de huelga. Eso no está prohibido. Le agregan que está prohibido en la medida que interrumpen la libre circulación. Esto funciona para organizaciones sindicales, sociales y políticas. Entonces uno hace un acto político, interrumpe el tránsito o la calle porque el acto tiene tres cuadras, entonces está prohibido. Viene la policía. La característica de esta normativa es que no resuelve un juez ni el ministerio de Trabajo. En la medida que está prohibido interviene directamente el ministerio del Interior”.

Finalmente, se refirió al artículo 214 sobre la libertad financiera. Se plantea un cambio respecto a la forma del pago del salario por la vía electrónica. “Todo el que ha trabajado o ha tenido un trabajo sabe que es un momento crucial porque alguien le pone condiciones. Si un empresario dice te voy a pagar en efectivo y el trabajador dice no yo quiero pago con tarjeta, es en efectivo, te quedás o te vas, hacé lo que quieras. Es una imposición lo que se establece que lleva a la informalidad económica y del trabajo, porque es una vía muy importante para la formalización del trabajo”.

Consultado sobre si hay expectativas para poder cambiar estos artículos, Bonomi respondió que puede ocurrir, pero el escenario es difícil.