EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Puentes

Padrón: “la clave” para evitar la designación del candidato de Trump al BID “es que se suspenda la elección” hasta luego de los comicios en EEUU
22/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200722-PADRON-1.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en InterCambio Álvaro Padrón analizó la puja continental en torno a la próxima presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el marco del debilitamiento del multilateralismo que propician corrientes y gobiernos conservadores como el de Donald Trump.

Padrón abrió el tema señalando que durante los primeros cuatro meses del nuevo gobierno de Uruguay, pudo parecer que la política exterior se ocupó solo de visados y uruguayos a repatriar en el contexto de “la pandemia”.

Sin embargo, “pasó mucho” en esa materia clave “pero no lo hizo (el entonces Ernesto) Talvi” sino que “lo hizo (el presidente Luis) Lacalle”, y lo hizo “sin consultar a Talvi”, su competidor electoral en octubre pasado.

Abordó al respecto “la decisión de Uruguay de apoyar al candidato de Estados Unidos (EEUU) a la presidencia del BID”, presidencia que “está en disputa” y que “sí” es importante para los países latinoamericanos y para la relación de estos con EEUU, la superpotencia que concentra “el 30%” del poder de elección de la presidencia del organismo multilateral.

Este asunto se desarrolla en un nuevo periodo histórico, como el actual, en el que todo el sistema de relaciones internacionales emergido de la correlación de fuerzas resultante de la Segunda Guerra Mundial, incluido el multilateralismo, “está bajo ataque” de ciertos “gobiernos conservadores”, como el actual de EEUU, que “ubican a estos organismos como ´entes que tratan de influir en los países´” y que supuestamente “favorecen a China”.

Pero se trata “en realidad” de un “ataque al multilateralismo” porque esos gobiernos y corrientes “quieren la ley de la selva” desde que esto favorece su posición dominante basada en una fuerza asimétrica respecto del resto de países y bloques. “Trump es muy representativo de esa gestualidad”.

“La forma de matar a estos organismos es no dándoles plata, como está haciendo Trump” en estas semanas con la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo. Los organismos multilaterales, recordó Padrón, “para Uruguay son la vida, porque nunca vamos a pesar” en el concierto global.

En ese contexto, “China se empezó a meter en todos esos organismos” y en tal sentido la mayor potencia asiática “ha tenido una gran estrategia de diplomacia”. Esto expresa “lo contrario a EEUU”, que es “una potencia en retirada” y que haciendo gala de una agresividad creciente y explícita, refleja “una actitud defensiva” propia de “una potencia en decadencia”.

Después, el columnista reseñó elementos de la historia del BID y explicó algunos aspectos de su organización interna y cometidos institucionales. Resaltó que China es el miembro más reciente y apuntó que “la iniciativa de EEUU de imponer” su candidato a la presidencia del BID “se tiene que leer” como una movida de fuerza “de Trump”, quien va por la reelección.

Ese candidato, Mauricio Claver-Carone, tiene a su cargo “la Dirección” de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, y a modo de ejemplo descriptivo de su perfil político e ideológico, “estuvo en contra de la apertura de Barack Obama hacia Cuba”, recordó Padrón.

Esa apuesta estadounidense a quedarse con la presidencia del BID por vez primera, rompe una tradición y un acuerdo no escrito entre los miembros, según el cual ese cargo corresponde naturalmente a un latinoamericano.

El malestar con la movida de EEUU y quienes la apoyan es tal en el continente que cinco ex presidentes, entre ellos Julio María Sanguinetti, redactaron una misiva en la que expresan su “profunda preocupación y desacuerdo con esta iniciativa” y “exhortan a los socios a oponerse”.

El columnista explicó que dado el balance actual de posiciones y orientaciones entre los gobiernos de los países que integran el BID, “la clave” para impedir la designación del candidato de Trump “es que se suspenda la elección”, eventualidad para cuya concreción “alcanza el 25% de los votos”, hasta que “esté el próximo gobierno norteamericano” electo en funciones y entonces se vote con una incógnita mayor ya despejada.