EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

Gabriel Oddone
Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS
Oddone: Déficit fiscal será mayor al previsto, el crecimiento será menor y el salario real habrá caído entre 3 y 3,5% a fines de este año
11/02/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/02/ODDONE-20210211.mp3
Descargar Audio

Uruguay tiene un ́Estado de bienestar ́ construido de larga data que fue fortalecido en los últimos 15 años y eso le permitió a este gobierno gestionar la emergencia con cierta eficacia, dijo a INFO24 el economista Gabriel Oddone, que describió la gestión económica oficial desde marzo y analizó aspectos políticos derivados de ésta que se expresan en el gobierno.

Analizó al respecto que “en relación a los lineamientos económicos durante el 2020 el gobierno ratificó lo que había anunciado en campaña y lo que uno podría decir que es el mandato que recibió de la población. Esto es poner en el centro de la economía a la inversión privada y al papel del sector privado en el rol de su reactivación, y es lo que eufemísticamente se llamó ́el malla oro ́. Y para eso el gobierno desplegó una serie de medidas que era lo que había venido anunciando en campaña, que estaban alineadas a reducir la incertidumbre fiscal, a mejorar algunos aspectos de la consistencia macroeconómica, a promover algunas reformas en algunas actividades del sector no transable como los combustibles, todo con el propósito de converger hacia una mayor claridad, una menor incertidumbre desde el punto de vista fiscal, que era lo que se había anotado en la última etapa del gobierno anterior, y por otro lado supuestamente a reducir los costos o la presión que el sector privado tenía. Esa fue la estrategia general con la que el gobierno llegó a su mandato, y se movió con ese esquema durante una buena parte del 2020”, evaluó el socio de CPA Ferrere.

“Sin perjuicio de ello”, añadió a continuación, “lo que ocurrió en el medio fue el evento de la irrupción de la pandemia, y eso supuso de alguna manera el relajamiento parcial, aunque no total, sobre todo de algunas metas o de la evolución de algunas variables que para el gobierno eran cruciales, como por ejemplo la inflación fiscal, donde durante el 2020 hubo un deterioro adicional como consecuencia de la pérdida de recaudación y, por otro lado, de medidas de emergencia que fueron arbitradas”, señaló.

Entonces “ese es el esquema con que el gobierno se movió, así se armó el Presupuesto Quinquenal para los cinco años, con esa visión, y hoy a lo que asistimos es a un debate intenso y fructífero a la interna de la coalición de gobierno en donde distintos miembros de la coalición están poniendo sobre la mesa la idea o la necesidad eventualmente de introducir modificaciones o darle un rol más protagónico a la inversión pública, haciendo uso de una mayor facultad de endeudamiento, promoviendo algunos aliviamientos para sectores productivos como las mipymes, y extendiendo algunos beneficios de protección como el seguro de desempleo y otras iniciativas”.

“Respecto del Presupuesto, fue presentado en agosto, discutido hasta diciembre, pero el corazón de la discusión tuvo lugar hasta octubre, cuando teníamos indicadores de la evolución de la pandemia que (…) no eran negativos, en términos comparados Uruguay lo venía haciendo muy bien. Efectivamente el deterioro de la situación se produjo a partir de noviembre, y creo que el sistema político en general, y en particular la coalición de gobierno, terminó de aceptar que el 2021 iba a ser un año menos bueno del que uno se podía imaginar con la mirada que uno tenía en agosto, y por lo tanto eso está llevando a que, a pesar de lo que fueron las manifestaciones de voluntad plasmadas en el Presupuesto por parte de la coalición, hoy hay como una suerte de, a partir de lo que ocurrió entre diciembre y enero, sobre todo con una temporada turística que es muy mala producto del cerramiento de fronteras que hubo que procesar, hay una preocupación por el 2021 y aparecen soluciones o ideas de soluciones de distintos miembros de la coalición de gobierno que lo ponen arriba de la mesa para un debate que seguramente hacia el interior de la coalición de gobierno debe ser intenso. Esto es válido por un lado, y por otro lado hay un cambio de escenario que los actores han ido incorporando y esto es la discusión que hoy está trabada al interior de la coalición de gobierno”, caracterizó.

Dada la evolución registrada hasta el presente, “en principio, si es como nosotros nos imaginamos el año 2021”, la meta fiscal del oficialismo “no” se cumplirá “y el propio gobierno lo reconoció, la propia ministra de Economía en la conferencia de prensa del otro día reconoció que el déficit fiscal previsto para el año 2021 va a ser mayor al esperado, están estimando ellos un 4,3% de déficit fiscal, que está por encima de lo que era la meta establecida en el Presupuesto. A nosotros nos da el déficit un poco mayor, incluso en 2021. Y también desde el punto de vista del crecimiento, ellos están esperando un 3,5% para el año que viene, que es un crecimiento importante, sobre todo a partir del tercer trimestre. A nosotros, digo la estimación de CPA, nos da algo por debajo de esto, 2,4%. O sea que, salvo que hubiera alguna noticia desde el punto de vista de la gestión sanitaria y sus efectos económicos a nivel global y local muy muy extraordinaria, nosotros creemos que las previsiones contenidas en el Presupuesto para el año 2021 no se van a alcanzar. Van a ser menor crecimiento, un déficit fiscal algo mayor, no dramáticamente mayor ni el crecimiento sustancialmente menor, pero sí un año, el 2021, todavía con niveles de desempleo elevados, problemas de población vulnerable afectada, afectación del salario real, todo lo cual hace recomendable desde el punto de vista de la gestión de la política económica, pensar que durante 2021 va a haber que gastar más dinero en protección a la población, eventualmente en promover inversión, porque la economía va a precisar de ayuda que no va a llegar estrictamente del sector privado por mejora de expectativas”.

“La crisis que estamos viviendo va a dejar como experiencia que aquellos países que cuentan con sectores públicos y con capacidades institucionales sólidas como para poder reaccionar rápidamente y proteger a la población más vulnerable, son aquellos que tienden a gestionar mejor los eventos de este tipo. Claramente Uruguay se encuentra entre los países que, en la región seguro y en términos internacionales también relativamente, son potentes enf esto. Uruguay tiene un ́Estado de bienestar ́ construido de larga data, que fue fortalecido en los últimos 15 años, y eso le permitió a este gobierno, que tenía una mirada y que llegó con un mandato de desconfianza sobre el sector público, hacer uso de un conjunto de instrumentos que estaban disponibles, que le permitió gestionar la situación de emergencia de los primeros meses con cierta eficacia. Me refiero por ejemplo a todo lo que es el seguro por desempleo y a los seguros por enfermedad (…) a las asignaciones familiares (…) a las transferencias vinculadas a la Tarjeta Uruguay Social” y a otros “atributos”. No obstante, precisó el economista, “el gasto” público social en esta circunstancia “es menor a lo que se debería haber hecho, pero eso es otra discusión”.

Dado que “2020, como ya sabemos, fue un año de caída del salario real, todavía no están los datos, pero va a ser una caída del orden del 1,7%, 1,8% del salario” y sabiéndose también que “2021 va a ser un año de caída del salario, los salarios van a caer” en una medida similar, “aproximadamente sumando uno y otro va a ser 3%, 3,5% de contracción”, estimó el técnico.



Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/m24/public_html/wp-includes/functions.php on line 4757