Nuevo director del INE ratificó calidad y confiabilidad de todos los datos estadísticos que recoge, elabora y publica el organismo en cada medición
01/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/20200401-INE.mp3

Entrevistado el nuevo director del Instituto Nacional de Estadística (INE), Diego Aboal, habló de la relevante labor de este organismo y los cambios en el trabajo de campo que está implementando por las restricciones de contacto y desplazamiento que impone el riesgo de contagio de Covid-19.

Esos cambios pueden ejemplificarse con la decisión de realizar la Encuesta Continua de Hogares (ECH) por teléfono. Aboal habló del “activo” que supone para el país el prestigio del INE, cuya historia repasó brevemente.

Explicó que “en términos funcionales dependemos del inciso Presidencia” de la República, que “tenemos 300 funcionarios” en total y que “un tercio” de ellos “son encuestadores”, siendo administrativos y técnicos los demás.

Ratificó la calidad y confianza de los datos que el INE elabora y publica en forma sistemática y periódica. “Esa es una información que la publicamos de forma habitual”, entre la cual se refirió a los “datos vinculados al no registro a alguna institución jubilatoria”, es decir al trabajo en negro. Estos “surgen de los datos de la ECH”, están” disponibles “en nuestra web”, son elaborados “con procedimientos rigurosos” y son accesibles “al público”.

En esta circunstancia derivada de la pandemia “estamos todos transitando por aguas desconocidas”, dijo sobre los institutos de estadística de la región, que comparten la expectativa de aprender “juntos de las distintas experiencias”, algo también muy importante “para que en algunos años” se pueda “comprender las consecuencias de esta pandemia” en la sociedad. “Algunos pueden tener agujeros” informativos en el futuro por suspender ahora los trabajos de campo y la elaboración de estadísticas, ejemplificó.

En Uruguay y para no caer en ese riesgo ya presente en varios organismos similares de otros países, “lo que vamos a hacer es ir a un panel de hogares durante tres meses” para recabar datos “y luego ir reemplazando a un tercio de esa muestra”. Seleccionarán para ello “hogares que nos recuerdan” y en los que “es más probable que nos atiendan y nos respondan”. Se trata de “un método” con el que “creemos podemos obtener una tasa de respuestas más altas”. Y como garantía a la gente de quién la encuestará, “vamos a proporcionar vía de verificación de que es un encuestador del INE”.

El cuestionario que utilizarán en esta situación “va a ser más breve que el cuestionario que aplicamos habitualmente”, con “el 60% del cuestionario”. El entrevistado informó que el INE ya está funcionando mediante “teletrabajo” y de hecho el edificio en el que tiene sus instalaciones “está vacío”, allí “estamos yendo yo, el subdirector y una de las secretarias”.