Música al Ángulo con Miguel Méndez, autor del libro ‘Beckham nunca conoció Durazno y otras historias insólitas del fútbol uruguayo’
12/12/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/12/41.-Miguel-Méndez-Domingo-8-de-diciembre-2019.mp3

Equipos que necesitan perder, torneos que son una demencia entender, sorteos que marcan descensos, dirigentes que terminan a las trompadas. “Porque en la vida del fútbol no todo son los dólares del PSG, ni del marketing de Cristiano Ronaldo, ni las románticas y millonarias historias de Messi y Suárez con sus respectivas parejas” se puede leer en el capítulo ‘Esa bendita costilla’ (del libro ‘Beckham nunca conoció Durazno…’) donde Miguel Méndez cuenta cuando Rentistas compró un jugador a cambio de carne.

Miguel contó en Música al Ángulo la construcción del libro y la elección del título: “Todo empieza en el portal Aguanten Che. La primera historia fue cuando Cerro jugó en Estados Unidos representando a Nueva York, ese fue el impulso para buscar más historias de ese tipo”.

“Joaquín Rodríguez, otro salteño, hizo el diseño de la tapa. De todas las historias la de Beckham con Gaby Álvarez y Durazno es la más demencial, la que mejor pinta el ánimo del libro. Es la historia que no fue, todo lo que prometió Gaby Álvarez (salvo lo de Topper) fue una historia que no fue. Sobre esta historia y algunas otras, la gente que no está muy salpicada de fútbol me ha preguntado si pasó de verdad o es todo ficción.”

Historias (documentadas) que juntas cuentan la historia del fútbol uruguayo: “Fuimos encontrando ese hilo: hay un repaso bastante básico por las situaciones más importantes del fútbol uruguayo, o por lo menos las situaciones que necesitas para entender de qué viene el fútbol uruguayo. Eso de poder darle un pincelazo a toda la historia de nuestro fútbol fue algo que nos dimos cuenta ya la edición.”

Y Miguel Méndez agrega: “Ese amateurismo bien entendido se ve reflejado en varias historias, pero también lo que se ve reflejado es la mala organización que tuvo nuestro fútbol casi siempre a nivel dirigencial. Siempre el fútbol uruguayo anduvo a los tumbos, un poco por el amateurismo ligado al amor al fútbol y también un poco por no saber ser lo suficientemente profesionales: que citen a un jugador en un amistoso contra el campeón del mundo diez minutos antes de que salga el avión habla mucho más de un profesionalismo mal llevado que de un amateurismo bien entendido.”