Mujica sobre ASSE: hay una cuestión de ganarse la confianza, el afecto y el respeto de la gente, aunque se pueda tener puntos de vista diferentes
23/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/2020-04-22-MUJICA.mp3

En su espacio de reflexiones en M24 el ex presidente de la República José Mujica ponderó las mejoras del país en contención del contagio de Covid-19 y lamentó los acontecimientos en ASSE fustigando al jerarca cesado a horas de asumir, quien “de conducción humana no entiende un pomo”.

Mujica abrió su columna destacando que en Uruguay “no vamos mal” en el abordaje de la pandemia, “por suerte se tomaron medidas a tiempo” aunque ello “no significa que el pedido” de distancia física “haya terminado ni mucho menos, la capacidad de contagio” del virus “es tremenda” y opera sobre “un margen inevitable de fallas humanas”, como algunos “verdaderos contagios colectivos por falta de responsabilidad individual”, puntualizó.

Reflexionó en torno a la estimación de que “el testeo puede expresar más o menos el 10, 15% de la realidad” humana local “porque no se puede testear a toda la población (…) y hay que establecer ciertas prioridades”, como son el personal de la Salud y los trabajadores más expuestos al virus en general.

Recordó que “en los primeros días de abril se anunció que existía la posibilidad de un testeo diario de más de 1.000 personas, pero en realidad durante la primera semana nunca se pasó de 300”, aunque “ahora hay que reconocer que ha mejorado la cantidad” de esos análisis, señaló el senador.

“Es importante identificar eso que se llama los ´falsos negativos´”, es decir quienes “no parecen estar enfermos pero sin embargo tienen algunos síntomas que confunden, y esto merece control y análisis de vuelta, posterior”. Luego defendió las categorías de trabajadores priorizadas para los testeos, “se ha ganado tiempo si la cosa se complica más adelante”.

Resaltó que “hay un pequeño dato muy alentador” y radica en que “siguen entrando a los CTI, como casos graves por día, dos, tres personas. Estamos lejos entonces de lo que se podría llamar un epicentro”, subrayó Mujica.

Y al mismo tiempo, “en el medio de esta batalla (…) que vino en avión (…) surge una situación en el engranaje de la Salud Pública, que no debiera haberse presentado en el medio de esta batalla. Se ha procesado una catarata de renuncias, por la sencilla razón de un tuit insultante que un jerarca de los que ha entrado en la administración volcó, sin medir las consecuencias. Y seguramente lo que más confunde es que ese tuit fue borrado después, no sé si de motu proprio o porque alguien lo ordenó”.

“Pero se ha desatado una herida en el Sistema de Salud en un momento donde necesitamos tensar las fuerzas. Recuerdo que en la última campaña electoral se dijo y se nos reprochó que se gastaba mucha plata en Salud, esto se ha dicho en varias campañas, es un sonsonete de estos tiempos”.

Pero aún más allá de errores humanos presentes en toda obra, “no se puede entrar como con un talero en una mano porque gobernar no es sencillamente mandar; empieza por convencer, por ganar” adhesiones y “la eficacia” no puede ser algo “divorciado de la consideración de quienes estén trabajando, porque si así fuera, es creer que la gente va a cumplir con su tarea por miedo”. Así, también “en un Sistema tan complicado” como el de “la Salud Pública es central que hasta el último enfermero (…) ponga el compromiso, y esto se gana pero no se impone a prepo. Este señor jerarca podrá tener todas las razones que quiera, pero de conducción humana no entiende un pomo, y sobre todo, no entiende que en el medio de la guerra, ya que se usaron ejemplos militares, no se puede desarticular a la tropa”.

Pero ya “el daño está hecho” y en cualquier caso debemos “darnos cuenta” de que “este enemigo ni por asomo está vencido”, si bien el Covid-19 “no es en materia de Salud el único enemigo” ya que además hay involucrados “problemas de oficio y problemas tecnológicos”. Por ejemplo, “no me es fácil sustituir a un grado 5 por lo que está en juego”, entonces “no puedo tener la brutalidad de creer que esto lo arreglo con declaraciones o a talerazos, porque entonces no comprendí nada”, apuntó el líder del MPP.

“Hay una cuestión de ganarse la confianza, el afecto y el respeto de la gente, aunque se pueda tener puntos de vista diferentes. Pero, al parecer, ese es un lujo que no nos podemos dar”, lamentó el legislador de la 609.