Mujica: si algo tuvo de trágico el 2002 fue lo que pasó con niños que estaban despuntando pero han liquidado su juventud en el Comcar
03/06/2020
17087

En su espacio de reflexiones en M24 el expresidente de la República José Mujica comparó los énfasis mediáticos y campañas de prensa que arreciaban hasta fines de febrero, con los actuales “cortesanismo” y “publicidad del gobierno por las direcciones de los grandes medios”.

Mujica reflexionó en torno a la contradicción de que “nos toca vivir un tiempo” marcado por “un prodigioso amanecer tecnológico y científico” pero “a su vez jaqueado” porque si bien nunca la Humanidad “tuvo tanto conocimiento ni tantos medios”, se percibe a nivel mundial “un horizonte de desigualdad social que muerde, que lastima” y esto además con “una conciencia creciente de que esa desigualdad tiende a multiplicarse y a crear una distancia entre los hombres y las mujeres comunes” por un lado “y una minoría mundial, una plutocracia” cada vez más concentradora por el otro.

“Esa sensación de desigualdad está en el fondo de protestas inconmensurables”, a las que se suman “aconteceres locales como ´los chalecos amarillos´” en Francia, “las protestas en Chile” desde octubre del 2019 y “lo que está pasando en Estados Unidos” desde la semana pasada.

“A esto se suma que esta etapa de la civilización es un tiempo de marketing, de publicidad (…) con un machaque insistente tratando de forzar y de vender, de imponer decisiones y gustos (…) porque el sistema necesita que seamos todos voraces compradores y si es posible, que parte de nuestra vida esté enajenada en cuentas que hay que pagar”, describió.

“Estas cosas que sobrepasan lo comercial se transforman también en tecnología de propaganda subliminal de carácter político” y de hecho ahora “tenemos un gobierno que parece manejado por una agencia de publicidad por encima de todo”, mientras que “se multiplican las conferencias de prensa, muchas veces para decir lo mismo o para no decir nada trascendente” y también “se contratan encuestas a troche y moche”.

Entre tanto “pasan cosas como ésta” del domingo en El Cerro, “dramático y desgraciado hecho que le costó la vida a tres muchachos marinos, un asesinato de la mano de un drogadicto”, sobre lo cual hubo en las horas siguientes “paniaguados señores que dijeron y especularon de todo por todas partes”, pero “lo peor es que alguien se encargó de pagar a profesionales que se dedican a través de las redes a levantar nubes de infamias con noticias falsas”. “Eso se hace porque hay una decisión atrás”.

“Y cuando aparecen claramente los hechos, cómo fueron, las razones del crimen”, se observa que “los mismos señorones que hablaron, se hacen los desentendidos, no tienen la más mínima responsabilidad de lo que dijeron”.

Pero simultáneamente a “mucha campaña de prensa”, hay en nuestro país “una masa de gente sin ingresos, súbitamente empobrecida” de personas que “se quedaron de la noche a la mañana sin nada” y entonces “algunos acudieron a las ollas, pero al final se volcaron a las calles luchando por inventar algún ingreso” y así de hecho “se terminó la emergencia”. Es que “se volcaron a la calle porque tienen que luchar por vivir, porque no hubo ningún aporte” desde el Estado a instancias del gobierno “por más que se pidió algún tipo de ingreso que respetara la libertad individual, esa famosa que se defiende, y que les diera para que se compraran lo que quisieran”.

“Pero no se quiso tocar la cartera de los que ganan bien, de los que tienen ingresos altos (…) para que contribuyeran con algo (…) porque no se quería tocar la capacidad de ahorro (…) para el futuro” y del mismo modo “tampoco se quisieron distraer fondos de los préstamos de contingencia (…) porque se dice ´no se sabe cuánto se prolonga esto´, y no se entiende que lo que se va a prolongar” radica en “las deformaciones que se van a acunar en momentos de crisis, los que teniendo que vivir, no tienen con qué y salen por cualquier camino, y si les va bien, como pasó en el 2002, algunos, o muchos, quedan incorporados a las filas del delito”, recordó.

“Y van a salir muchísimo más caro, saquen la cuenta de cuánto sale un preso (…) y el Uruguay tiene el récord de presos en América Latina, valía mucho más atender ahora”; en el gobierno se maneja “los números pero no se tiene la película de la evolución de la sociedad, a favor y en contra”.

“Si algo tuvo de trágico el 2002, mucho más importante que los bancos quebrados y la corrida, fue lo que pasó” en aquel entonces con “niños que estaban despuntando” pero “han liquidado su juventud en el Comcar”.

“Pero como las partes son coherentes y también hay gente que piensa, hay un anzuelo mayúsculo en las tentativas de la nueva ´Ley de Medios´ (…) una promesa probablemente favorable y que asegura, por lo menos por un tiempo, un notorio cortesanismo que está acompañando a este afán de publicidad del gobierno por parte de las direcciones de los grandes medios (…) y lo que es noticia no existe”, pero se puede recordar hasta “hace poco lo que eran las campañas por los crímenes, por los sucesos policiales (…) ahora pasan barbaridades, tan o más fuertes que las que se pasaban antes, sin embargo no hay títulos dolorosos ni campañas, a veces informaciones laterales (…) pero por otro lado aparecen causas de señores poderosos con desvíos eróticos y se pasa como en el montón”, contrastó el ex mandatario.