EN VIVO

Música en claridad

Mujica: no dejemos a los Estados pobres porque van a tener que hacer frente a los desequilibrios que no puede solucionar el mercado
03/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/Mujica-2020-07-03.mp3
Descargar Audio

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

En su espacio de reflexiones en M24 el senador José Mujica explicó que los capitalistas uruguayos no emprenden megaproyectos de inversión por “no complicarse la vida” y planteó como opción para generar recursos públicos genuinos la asociación entre el Estado y los capitales privados.

Mujica abrió su columna expresando que “para generar trabajo hay que invertir capital” que opere como “inversión” capaz de asumir “voluntad de correr riesgo” y “complicarse la vida”, lo que conlleva “una lógica” como la de obtener “beneficios” siendo que “quienes invierten no son carmelitas descalzas” sino “gente que quiere ganar, interesados en multiplicar lo que tienen” aunque todo “el asunto es mucho más complejo de lo que parece”.

Esto último lo ejemplificó recordando que afuera del país “hay más de 20.000 millones de dólares propiedad de uruguayos”, capitales colocados fuera de fronteras “persiguiendo alguna ganancia” y esto “quiere decir que en algún momento le fue bien a mucha gente porque eso no cayó del cielo”.

Al mismo tiempo sucede que “todos los gobiernos del Uruguay” siempre intentan “que se invierta y con ello se genere trabajo”, se produzca más “riqueza” y como resultado del proceso haya “más medios para repartir”.

Y si bien “20.000 millones de dólares” equivalen a “más de cuatro UPM”, sucede también que “hacer una UPM uruguaya” es algo “muy complicado” porque “requiere un expertise” junto a “un esfuerzo técnico (…) que nos queda grande”. Por lo tanto, “frecuentemente” todos los gobiernos “tienen que dar beneficios importantes a intereses que vienen de afuera” pero éstos, “la ganancia (…) se la llevan para afuera, no la reinvierten en el país”.

Por eso, en cierta medida “los capitalistas” locales “tienen una parte de razón” al reclamar a los gobernantes “por qué les dan a los de afuera ciertas ventajas que superan a las que se dan adentro. Pero para que existan inversiones importantes desgraciadamente hay que hacer eso porque los que están acá no se complican la vida” y a este respecto, Mujica puso “un ejemplo que rompe los ojos” y que se vincula a “la ganadería, una de las actividades más importantes, ligada a la historia económica del país”, como que “la mayoría de los grandes frigoríficos en el Uruguay son extranjeros”.

Apuntó en ese sentido que los ganaderos uruguayos nunca emprendieron un proyecto frigorífico, “este es el drama de fondo, somos un país pequeño y hemos generado un empresariado pequeño” e integrado por “gente de plata” que sin embargo carece de “la capacidad de arriesgar y complicarse la vida para hacer andar una inversión (…) importante”, algo que requiere desafíos mayores que la producción pecuaria. “Hay resistencia a jugársela”.

“Para generar trabajo hay que invertir, pero para invertir no solo hay que tener plata, hay que tener el coraje de complicarse la vida y arriesgar, y eso es lo que falta enormemente en el Uruguay, mucho más que el capital, porque el capital existe pero se va para afuera y se coloca por ahí”, anotó.

Del mismo modo, “para que el país descentralice, primero hay que generar trabajo” en el interior del territorio. A este efecto, mencionó el caso del “Estado chino”, que opera como “socio de muchísimas inversiones privadas, socio en minoría” ya que “los intereses privados (…) son los que manejan y gestionan y el Estado cobra dividendos”. Y aunque “no somos chinos” y además “estamos muy lejos” de allí, “hay que aprender” porque “las demandas crecientes en la sociedad son inevitables” desde que “todo el mundo reclama y pide más y más, y no hay otro camino, para atender esa presión de la demanda de la sociedad, que generar más riqueza y más trabajo”. “Para que sea posible hay que estudiar el camino de la inversión”.

A su vez, como “en el Uruguay en general falta seguridad”, esto se puede superar haciendo que los privados tengan “al Estado como socio”, pero “no como socio que mande sino como socio en parte del riesgo y como tal, tener un buen respaldo, ayuda. Y al Estado le puede servir para que empiece a tener ingreso a través de los dividendos y no solo de la política fiscal” porque ésta “tiene topes” y entonces “si la economía en general no crece, tampoco puede crecer al infinito la política fiscal”. Como en el caso “del huevo y la gallina”, esta es “una discusión inútil. Y con Estado pobre no hay políticas sociales, porque no se le puede pedir al mercado que arregle todos los problemas” dado que éste siempre “necesita ganar y hay problemas en la sociedad que no se arreglan con ganancias pero hay que enfrentarlos”, como en “este asunto de la salud pública” y la pandemia.

Por todo eso, planteó el ex mandatario, “no le pidamos al mercado que arregle todo, y no dejemos a los Estados pobres” porque estos “van a tener que hacer frente a los desequilibrios que no puede solucionar el mercado”.

“Debemos conciliar el interés privado, la eficiencia privada, con el interés público y con el interés social”, indicó, para lo que “hay que entrar, frente a problemas nuevos, con una cabeza nueva y renovarse un poco”. Entonces “es hora de tener una creatividad y concebir al Estado del futuro como un inversor. Si hay bancos y grupos de capital que se dedican a invertir y sacan dividendos de ello, ¿por qué el Estado contemporáneo no puede cumplir esa función?”, interrogó al aire Mujica como reflexión abierta.