Mujica: los que se oponían a cualquier ajuste están desesperadamente apurados por subir el precio de los combustibles cuando trepida a la baja el precio mundial del petróleo
04/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/20200304-MUJICA_2.mp3

En su espacio de reflexiones en M24 el senador frenteamplista reelecto José Mujica criticó al nuevo gobierno por la urgencia en subir precios de combustibles y servicios públicos contradiciendo una prédica de 15 años.
Mujica graficó la idea de que “si un observador” desde otros lares se detiene en este momento a mirar “a la distancia” a los uruguayos, puede llegar a verlos como “un pueblo un poco esquizofrénico”.

Y es que “hasta hace muy poco”, quienes conforman el “gobierno hoy” y eran oposición, entonces “tenían presencia en (…) las empresas públicas” y cuando el gobierno frenteamplista iba a “ajustar alguna tarifa” de servicios públicos, “tendían a oponerse y votaban en contra”.

Así lo hicieron también durante la última “campaña electoral (…) quejándose del precio de la energía” y del “costo de producción” en supuesto proceso de “encarecimiento”, mientras “endilgaban todo tipo de responsabilidades” al gobierno del Frente Amplio.

“Pero en cuanto suben al gobierno (…) aquellos que se oponían a cualquier ajuste y clamaban” por los precios “de los servicios públicos”, como hacían por ejemplo “los arroceros” y otros empresarios agropecuarios, “están desesperadamente apurados para subir el precio de los combustibles y paradojalmente, lo quieren hacer” justo cuando “está trepidando a la baja el precio mundial del petróleo” por la expansión de una “gripe peligrosa”. “Ni siquiera quieren perder un poquito de tiempo para disimular”, ironizó.

“Al mismo tiempo”, el pasado fin de semana “vimos un desfile notable de caballos” en Montevideo con motivo de la asunción presidencial y como “una expresión de la tradición”. En ese despliegue “había cosas interesantes”, como que estaban “seguramente los con campo” y también “seguramente los del campo, que no es lo mismo”, recordó el senador.

A los últimos, una persona “los conoce si mira el tamaño de las manos, el grosor de los nudillos” y “el rostro prematuramente castigado por la intemperie”, mientras que entre los primeros “hay de los medianos y debe haber de los otros”. Aquellos “han heredado una cultura que se forma en los primeros años de la vida (…) han jugado con terneros (…) han subido a petisos muy temprano”, tal como se ven particularidades en “las mujeres”.

“No hay ninguna escuela de formación que nos puede transmitir eso”, señaló. Todo ello “va formando un carácter, un modo de ser” que Mujica describió y contrastó con la personalidad cultural del habitante criado en las urbes. Lo hizo analizando las distintas capacidades de adaptación de unos y otros, a un medio y otro, cuando la vida los pone en situación de desplazarse. “La escuela primera de la vida está en los años de la niñez”.

Al abordar este asunto “no estoy haciendo poesía” sino “procurando decirles a los técnicos que miran cifras y solo miran números, que este país de naturaleza agropecuaria y agroexportadora”, que tiene “un campo que (…) se despuebla” como sucede “en todo el mundo” en forma constante, “tiene que tener el coraje de pelear por la existencia de familias rurales”.

Y eso “no solo por la necesidad de tener algo en el campo” sino además porque “los futuros apegados a la tarea concreta del campo” son los “pocos gurises y gurisas que están naciendo en el campo”, capaces de comprender y trabajar la tierra. “Esto es un precio que no se puede cuantificar”, valoró.

“He sentido a técnicos muy avezados como esos que hasta hace poco miraban a Chile y ahora no hablan más” después del estallido social trasandino de octubre pasado. Esos técnicos miraban las cifras macro de Chile pero “no hablaban con la gente”, perdiendo contacto con la realidad. “De qué me sirven los números si no encajan con la realidad humana”.

De un modo similar, “este país”, Uruguay, continuará siendo durante “mucho tiempo agroexportador” y por esto “necesita asegurarse un mínimo de gente que emocionalmente y profesionalmente (…) se comprometa con la tierra”, a diferencia de la forma en que se vincula con ella el gran empresariado rural, totalmente ajeno a las faenas rurales cotidianas.

De ahí “las exigencias de (el Instituto Nacional de) Colonización”, dado que “cumplen una función que no es solo productiva, de sostener familias en el campo”. Es que estas familias “no solo crían terneros y vacas lecheras sino que crían hijos”, y serán “algunos” de estos “los futuros trabajadores de la campaña uruguaya, que no puede funcionar sin gente” debido a que “hay un cúmulo de cosas que hay que estar cerca de ellas”, reflexionó.

“¿Dónde está la empresa trasnacional que se dedica a producir terneros? No lo he visto” y por el contrario, esas compañías, como “Cargill”, apenas “compran terneros” y los engordan “pero no les pasa por la cabeza atender el fenómeno de la cría”, que exige “gente avezada y comprometida”.

“Si van a razonar con el criterio solo de papel, sin conocer a la realidad y a la gente, es una falta de respeto” y así “subestiman” la importancia y “la exigencia de estas cosas”. De hecho, perjuicios como “el abigeato” y otros que nombró, están extendiéndose “porque faltan humanos en el campo uruguayo, hemos llegado al tope en la despoblación rural”, advirtió Mujica.

Sin pensar también en estas cosas y atenderlas con intervención estatal, “no se entendería el brutal proteccionismo agrícola que practican los países europeos”, desde que “no son cifras solo lo que está en juego, y se pueden discutir las cifras” pero más importa que de “ahí van a salir los futuros trabajadores rurales, los que no sienten soledad de vivir en el campo”. “Todavía los drones no van a voltear una ternera para curar la bichera”.