EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Elecciones Departamentales

Mujica: hay muchas cosas que si no empuja el Estado no van a pasar
14/09/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/09/20200914-mujica-1.mp3
Descargar Audio

Foto: Santiago Mazzarovich/adhocfotos

En su espacio de reflexiones en M24 el senador frenteamplista José Mujica retomó el tema de la inclinación rentista de la burguesía uruguaya y de la necesidad de promover “una alianza entre el Estado y la gestión privada”.

“Me hacía alguien una pregunta inteligente: ¿por qué los países de América Latina, por qué nosotros, el Uruguay, no ha podido desarrollarse como país del primer mundo, con un PBI importante, a pesar de todos los esfuerzos?”, compartió al aire Mujica esta interrogante que atraviesa nuestra Historia.

En ese sentido el ex presidente anotó que “mucha gente bien intencionada” muchas veces “no puede entender” el significado cabal de “la dependencia” pero no ya desde un abordaje “económico sino (…) la dependencia que prima en nuestras cabezas y fundamentalmente, en este caso, en eso que podríamos decir la capacidad empresarial, de llevar adelante procesos complejos, de gran volumen, y como tal, comprometedores”, describió.

A partir de esa reflexión el legislador reseñó el derrotero de algunas compañías privadas emblemáticas de la industria uruguaya durante distintos momentos del siglo 20, muchas de ellas o todas originadas en el trabajo familiar pero que no fueron conservadas por las generaciones herederas, que las cerraron o vendieron y muchas veces a multinacionales, entre ellas “Saman”, “Tienda Inglesa” y el “Frigorífico Tacuarembó”.

Algo diferente pero con una evolución a la larga similar ocurrió en la actividad forestal, porque “era imposible que uruguayos se encargaran de llevar adelante esa aventura tecnológica compleja y hubo que acudir a la empresa extranjera y darle beneficios. ¿Es que faltaba capital en el Uruguay? No”, se respondió Mujica y puntualizó que “lo que no había era capacidad de gerenciar un fenómeno importante de esas dimensiones y si no se daba ese paso, estábamos condenados a seguir vendiendo troncos”.

Se trata del “famoso valor agregado, pero el valor agregado necesita organización empresarial, capacidad tecnológica y capacidad de riesgo, de llevar esa aventura y competir en el mundo. Es aquí donde está la tragedia”.  Pasa que “una característica de nuestro empresariado es que cuando alguien con espíritu creador logra formar algún complejo importante, no tiene sucesión y termina vendiéndose en general hacia afuera, o se arruina” y esa “es la historia de Paylana (…) de los Mailhos” y otras empresas familiares.

“Nuestra burguesía es débil y se deriva hacia lo rentista, a lo de baja rentabilidad pero seguro y no arriesga, y sobre todo, frecuentemente no se complica la vida”. Entonces “todos los gobiernos”, más allá “del signo, para poder agregar valor no tienen otro camino que dar facilidad a los que vienen de afuera”, y éstos son grandes empresas o corporaciones trasnacionales, “no son carmelitas descalzas, vienen a ganar”, graficó.

De ahí que “cosa importante” sería que “cambiáramos la pisada, pero en la economía capitalista se precisa una clase dirigente, y eso se llama ´la burguesía nacional´, a la cual no tengo nada que reprocharle porque no pretendo (…) que sea socialista. Soñamos con el desarrollo y para eso” es preciso “tener empresas vigorosas y no sacar la plata del país” sino “luchar con él. Pero no es simple, no es sencillo, es fácil de decir pero el nudo de esa cultura está allí. Por eso ya don José Batlle y Ordóñez en su tiempo se quejaba de que nadie quería poner una fábrica de ácido sulfúrico y tuvo que meter el Estado por delante. Y la empresa más grande del país se hizo porque el Estado empujó y se puso: se llama Conaprole”, recordó Mujica.

Refirió a continuación algunos ejemplos actuales de “cadenas” comerciales trasnacionales que “nos están colonizando” en diversos rubros porque los capitalistas uruguayos no ocupan los grandes espacios de comercialización y distribución de bienes y servicios en el mercado local, dejándolos libres. “Es la impotencia de nuestra burguesía en el papel que estaba destinada a cumplir en una economía de carácter capitalista”, lamentó el líder del MPP.

Respecto de Batlle y Ordóñez, “hoy estamos en otra etapa de la Historia y hay muchas cosas que si no empuja el Estado, no van a pasar y una cosa es que el Estado sea mal gestionador, y lo acepto, pero no se pueden hacer cosas grandes en el Uruguay si no se logra una alianza, de alguna manera, entre el Estado y la gestión privada. Imposible”, como se ve en el agro.

Leé también: Mujica: no concordamos con la política discriminatoria contra los trabajadores haciéndoles pagar pura y exclusivamente el costo de la crisis