Mujica: el mundo no tendrá piedad con los débiles; la integración no es pérdida de identidad sino la única forma de sostenerla en el largo plazo
22/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/20200722-MUJICA.mp3

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

En su espacio de reflexiones en M24 el senador José Mujica convocó a los jóvenes universitarios que conducirán los destinos del país a aprender del ejemplo que ofrece al mundo en estas horas la Unión Europea al acordar un paquete de préstamos para que su propio Sur no quede a la vera del camino.

Mujica contextualizó su columna señalando que “en estos días hay un montón de noticias dando vueltas, que hacen ruido y unas cuantas parecen fuegos de artificio (…) o gritos como los que lanza el tero en el campo para apartarnos de donde tiene el nido”. Pero “hay dos noticias fundamentales”, entre ellas una de la que “poco se habla y difunde”, incluso siendo “la más importante: 126.000 nuevos compatriotas sin trabajo que se suman a los no menos de 50.000 que había en el país cuando asumió el nuevo gobierno”.

En ese contexto de por sí complejo, “como horizonte prometedor hacia el futuro inmediato solo está firme, como gran generador de fuentes de trabajo, por más críticas que le den, el proyecto UPM, que en este momento está ocupando a 1.800 y pico de trabajadores” y que “probablemente a fines del año que viene esté englobando a 6.000 y pico de trabajadores” en total, y esto sin considerar “la repercusión que tiene eso en la economía”, indicó.

No obstante y “aparte de eso”, en Uruguay “estamos como la tortuga, al golpe del balde adentro del pozo, porque las medidas que está tomando el gobierno y está anunciando (…) son de carácter contractivo”, con lo que “van a influir en la economía (…) hacia la baja (…) porque tienden a contener el gasto público” y esto contrae aún más el mercado de trabajo.

Además, “si el aumento salarial es mínimo” frente a la trayectoria de una inflación que ya lo supera en al menos seis puntos, “el poder adquisitivo de los que trabajan va a caer en la misma proporción” durante los dos años siguientes y esto también es “menos trabajo” y “menos poder de compra”.

A todo ello debe añadirse, o restarse, que “proporcionalmente el Uruguay (…) también se ha sacado el primer puesto en política de Estado macheta” porque es el país “que ha gastado menos en socorro hacia los sectores afectados (…) por el efecto de esta pandemia, sobre todo en la economía”.

“Sé perfectamente que vendrán los cantos de sirena” sobre inversores, tal “como hace dos años y pico el gobierno de Macri” también los cantó, pero el resultado “está a la vista” dado que “las tales inversiones no vinieron y la Argentina se endeudó hasta los caracuses y ahí está, chapaleando”, graficó.

“La otra noticia importante es internacional: lo que está haciendo Europa desde hace cuatro o cinco días. Volvieron a Keynes, ¡nada de equilibrio fiscal! (…) se decidieron a gastar un platal y a endeudarse hasta la nuca” pese a que “les costó mucho ponerse de acuerdo y al final, Alemania y Francia lo lograron, porque antes de mirar el corto plazo miraron el largo plazo”. Concluyeron que “una España pobre, una Italia pobre, una Grecia pobre no son mercados atrayentes de futuro, poco van a poder comprar y eso es importante para ellos. Se dan cuenta de que su propia prosperidad depende de la prosperidad de los vecinos unidos en el propio mercado”.

En la Unión Europea “son inteligentes, miran al mediano plazo, no se puede ser rico y tener una orilla pegada pobre, han aprendido la lección, prefieren endeudarse y han sorprendido al mundo. Volvieron por los fueros de los viejos soñadores conservadores como Adenauer y De Gaulle”.

El ex mandatario destacó que lo reseñado constituye “una lección para que la piensen los jóvenes universitarios que ocuparán nuestros lugares en el mundo que va a venir. Esta es la lucha de atrás, de la integración de Nuestra América, porque el mundo que se nos está viniendo encima no va a tener piedad con los débiles. La integración no significa la pérdida de identidad sino la única forma de sostener una identidad en el largo plazo en un mundo en el cual quienes estamos decidiendo hoy, no vamos a vivir. Es una lección que nos da Europa, con todas sus dificultades”, recalcó Mujica.

“Por supuesto que nos queda grande” ese ejemplo, en el contexto de una América Latina en la que cada cual “cuida su potrero y el otro que se joda, y nos jodemos todos, bien jodidos. Disputamos entre nosotros para darle al capital trasnacional las mejores condiciones para que se instale, y juegan con nosotros y no podemos hacer un acuerdo para presentar en todas partes las mismas condiciones”. Sin embargo, puntualizó el líder del MPP, “este es el desafío para las nuevas generaciones: si quieren ser, o no ser”, apuntó.