EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Último cuarto

Mujica dijo que hay países de América Latina que modificaron criterios legales y se les impuso confidencialidad para negociar las vacunas
15/03/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/03/20210315-MUJICA.mp3
Descargar Audio

En su espacio de reflexiones en M24 el expresidente José Mujica advirtió contra la incapacidad de la Humanidad para frenar el cambio climático y la concentración de poder y riqueza por las economías centrales, que acaparan vacunas al tiempo que sus laboratorios les imponen condiciones leoninas para adquirirlas a los países de América Latina y a otros dependientes.

Mujica contextualizó su columna de este lunes 15 señalando que “probablemente los dos temas centrales como época” del mundo actual sean “esa fuerte tendencia que desde 1980 se nota en todas las economías del mundo y particularmente en el mundo central, a la concentración excesiva de la riqueza” y en simultáneo a “un aumento creciente de la desigualdad a tal punto que se ha producido una fractura, una distancia entre el común de las clases medias y una élite de súper ricos que de alguna manera, cada vez concentran más el patrimonio mundial”. Y si bien en ese proceso también se dio “un crecimiento bastante generalizado en el nivel de vida de la gente, es mucho más lo que se acumula en crecimiento y en distancia en una plutocracia cada vez más fuerte”, apuntó.

“El otro problema en el cual nos movemos es el cambio climático”, en el que “va de la mano el nivel de desarrollo de una sociedad con la cantidad de gases que van a la atmósfera. Y esto establece que el mundo rico es por lejos el más contaminante”. O sea, “a más desarrollo, más contaminación”. Es entonces “en este marco” y con “este telón de fondo” que durante el año pasado “ha surgido este formidable espectáculo de la pandemia” del covid-19, que también en nuestro país “ahora nos está pasando la factura, duramente. Y paralelamente el espectáculo que está dando el mundo rico, acaparando el grueso de los compromisos en materia de vacunas disponibles, es una especie de grito gigantesco que nos está diciendo ́sálvese quien pueda y como pueda ́. Esta es la realidad que no se dice, pero cuando se ve las idas y venidas que ha tenido el comercio de las vacunas, no cabe ninguna duda de que no somos iguales”, recordó Mujica.

Es así que “por el momento el mundo sigue mostrando lo peor, y es bueno tenerlo claro para no cultivar una dependencia inútil”. Por ejemplo, “los laboratorios” fabricantes de las vacunas contra el covid “han impuesto en las negociaciones” condiciones inéditas. “En América Latina por lo menos 13, 14 países han tenido que modificar sus criterios legales para poder negociar, porque les han impuesto confidencialidad. No ha habido otra operación económica más opaca que ésta (…) llegaron a pedir el respaldo de los fondos soberanos y (…) los gobiernos han tenido que ceder”. “Se han hecho compras millonarias en secreto, y que algún día se sabrán”.

“Llama la atención que organismos internacionales como Naciones Unidas no hayan tomado cartas en el asunto, y apenas algunas declaraciones de buenas intenciones”, en tanto que “los laboratorios no han hecho otra cosa que mostrar la peor cara para hacer un buen negocio, con todas las seguridades que se puedan pensar. La pandemia y la muerte ha sido un camino bien explotado por algunos, con el privilegio” de poder “facturar las vacunas. Y este es el mundo en el que vivimos. Si esto nos está pasando con la pandemia, pensamos en la debilidad crónica que tenemos como Humanidad para tomar las medidas que garanticen que la atmósfera no se siga calentando, que el mundo no vaya hacia un holocausto ecológico o que el mundo no siga esa pirámide de acumulación inútil de recursos y pésima distribución, donde hemos retrocedido con respecto a la propia Historia”.

Y así, por el citado proceso económico mundial de los últimos 40 años, que incluyó entre otros instrumentos “las reformas conservadoras de carácter fiscal” gracias a las cuales “los que tienen más entraron a pagar menos” y viceversa, “navegamos en una globalización que significa lisa y llanamente pérdida creciente de soberanía de los viejos Estados y la aparición creciente de un poder de empresas privadas trasnacionales que prácticamente se van apropiando de los resortes principales que mueven el futuro de la economía y del desarrollo de las sociedades del mundo”. Por este camino “nunca el hombre tuvo tanto, nunca los humanos tienen tanto peligro”, alertó Mujica.