Momento bisagra: ¿sigue siendo el fracking una opción para el desarrollo?
03/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/201003-04-CONT-FRACKING-M24.mp3

El costoso proceso de extracción de hidrocarburos pierde adeptos al ritmo del calentamiento global. Sputnik habló sobre la pertinencia de este método con Gustavo Lahoud, especialista en recursos naturales y geopolítica.

La fractura hidráulica, como también se conoce al fracking, volvió a convertirse en tema de discusión. El método se utiliza en zonas donde los recursos —gas y petróleo— no son fácilmente extraíbles. Consiste en la perforación del suelo y la inyección de agua y químicos para retirarlos.

Su impacto ambiental es más alto que el de las perforaciones convencionales y también su costo, por lo que su uso ha estado históricamente acompañado de polémica. Esta, a su vez, viene en aumento pues el impacto no es solo del proceso en sí mismo, sino del combustible obtenido, que al quemarse es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático.
«Creo que nosotros podríamos estar asistiendo, en esta transición energética que estamos viviendo, a un nuevo escenario todavía muy confuso, que va hacia una menor dependencia global de las fuentes hidrocarburíferas», dijo a Sputnik Gustavo Lahoud, docente de relaciones internacionales especializado en recursos naturales y geopolítica.

Esta preocupación fue retomada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien volvió a decir que lo prohibirá para futuros proyectos. Sus palabras vienen en la línea de lo prometido en la campaña pero preocupan ya que el país lo puso en práctica como forma de obtener soberanía energética.

En EEUU, el presidente estadounidense Donald Trump también se refirió al método. En medio de la campaña electoral en la que pretende ser reelecto, el republicano afirmó que su rival, Joe Biden, lo prohibiría en caso de ganar.
Si bien la afirmación fue rechazada por el demócrata, dio que hablar dado que el país debe su liderazgo en materia de producción de petróleo a esta forma de retirarlo del subsuelo, que además el país logró abaratar y dominar como ninguna otra nación.

Sin embargo, la pertinencia del método es dudosa para aquellos países que cuentan con el recurso y aún no lo han explotado. El motivo es que el costo de estos yacimientos podría no compensarse en un futuro en el que la movilidad eléctrica y las fuentes renovables se posicionan con fuerza por la crisis climática.

«En las políticas de diversificación de la energía de China, de la Unión Europea, o de la India, por ejemplo, empieza a visualizarse que podrían haber cambios importantes en la demanda en el futuro. Si bien esto no se va a expresar de manera repentina, podría generar a largo plazo (….) menos atractivo para el desarrollo masivo de fuentes hidrocarburíferas», agregó Lahoud.

Esto y más en Contante y Sonante.