EN VIVO

Tiempo Agrario

Ministro Ernesto Murro: cuando hay Consejos de Salarios, a los bolsillos de los trabajadores, los jubilados y los pensionistas les va mejor
10/09/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/09/20190910-murro.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, informó del proceso de cambios a la negociación colectiva instado por la OIT en su última Conferencia, fustigó a los sectores empresariales y políticos que quieren eliminar la negociación colectiva y reseñó algunos de los proyectos de inversión que siguen llegando al país.

Murro explicó que desde el gobierno “cumplimos” con la petición de la OIT de “entregar” al organismo internacional “una memoria” de todo lo actuado en materia de negociación colectiva. “La entregamos el 30 de agosto, dos días antes” del plazo fijado por el organismo.

“¿Por qué se discute tanto la queja de los empresarios? (…) lo que se está discutiendo es el bolsillo de los uruguayos (…) cómo se redistribuye la riqueza, cuánta plata va a ir al bolsillo de los uruguayos (…) la principal fuente de ingresos son los salarios y jubilaciones”, puntualizó el ministro.

“Hay y va a haber quienes nos quieran distraer de la discusión” real, que radica en que “haya menos negociación colectiva o no haya, de que haya Consejos de Salarios o no haya”. Y que no las haya es precisamente a lo que aspiran “algunos líderes de cámaras empresariales y algunos dirigentes políticos” de los partidos de derecha, apuntó el entrevistado.

“Ayer (…) en el Parlamento (…) de lo que hablamos fue de esto (…) la OIT nos insta (…) y lo estamos haciendo (…) una memoria al 1° de setiembre (…) publicada en la web del Ministerio de Trabajo (MTSS) y en la de Presidencia (…) es la primera etapa (…) la OIT no exige un proyecto de ley” sino pide “iniciar medidas legislativas antes del 1° de noviembre”.

Ese proceso “se debe hacer en consulta con las cámaras empresariales y el PIT-CNT y lo estamos haciendo” ya desde “antes de que terminara la Conferencia (…) nos reunimos cinco veces formalmente más los contactos informales (…) hemos actuado con absoluta transparencia e intensidad”.

En ese marco, el gobierno remitió a las cámaras y la central sindical un conjunto de iniciativas conforme al planteo de la OIT, “propuestas para mejorar la negociación colectiva y los Consejos de Salarios, no para reducirlos, ni para eliminarlos, como algunos quieren”, subrayó.

Una de esas propuestas apunta a que “para que las empresas puedan brindar información para la negociación, los sindicatos deben tener personería jurídica”. Una dificultad histórica en este tema deriva de que “hay una cultura muy fuerte de secretismo en el empresariado uruguayo”. Lo contrastó con “Alemania”, donde “los trabajadores tienen representación en el directorio de las empresas” y acceden a la información de éstas.

La personería jurídica de los sindicatos garantiza que “quien recibe la información va a ser responsable en el uso de esa información”, como acaba de concretarse “en Conaprole”, donde la compañía y el sindicato firmaron “un acuerdo de confidencialidad de la información” para cuya concreción “dimos una pequeña ayudita” desde “el MTSS”, donde “se logró” arribar al acuerdo y suscribirlo en el marco de un importante negocio con una gran empresa china que industrializa productos lácteos.

Otra propuesta oficial refiere a “si se negocian o no se negocian condiciones de trabajo en los Consejos de Salarios”, siendo claro que algunas asociaciones patronales y candidatos presidenciales junto a sus asesores “no quieren negociar”, tal el caso del colorado Ernesto “Talvi”. Estos agentes económicos y sectores políticos pretenden que en los Consejos de Salarios solo se negocien los salarios “mínimos por categoría”.

“Otro tema importante” planteado por el gobierno a la partes de la relación capital-trabajo remite a “los convenios (colectivos) a futuro” y “qué pasa” en estos “con los derechos ya existentes” por convenios previos. El gobierno quiere, respecto de “los plazos de duración de los derechos y obligaciones de los convenios anteriores, que su vigencia se negocie” también en el marco de condiciones del futuro convenio.

Otra iniciativa prevé, recogiendo reclamos de algunas cámaras, que en caso de vulneración de derechos de trabajadores, como el reciente despido intempestivo de una trabajadora trans, no intervenga el sindicato de rama o federación nacional en caso de que no exista núcleo gremial en la firma. “Hasta ahora, si no había sindicato en la empresa, lo podía hacer (actuar) el sindicato de rama”, pero con esta iniciativa “estamos derogando esto”.

Murro enfatizó en la discusión de fondo del asunto, es decir que “hay quienes piensan”, porque esa es “su política” y su visión del mundo, “que los salarios solo deben aumentar cuando crece la economía del país”. Pero en el gobierno “nosotros no pensamos así”. Recordó que hubo “periodos donde hubo crecimiento económico” en nuestro país “pero los salarios no crecieron” y esto fue así “porque no hubo Consejos de Salarios”.

Historió los periodos políticos desde la posguerra y cómo evolucionaron los salarios en cada uno, según estuvieron vigentes o no los Consejos de Salarios, con la correspondiente mejora y empeoramiento de las pasividades conforme al vaivén de los salarios desde 1990.

Desde aquel año y hasta mediados de los años 2000 “la economía creció seis veces más que los salarios”, hasta que “llegamos nosotros” con el Frente Amplio restableciendo la negociación colectiva obligatoria. “Cuando hay Consejos de Salarios, al bolsillo de trabajadores, jubilados y pensionistas le va mejor”, resumió al respecto.

El entrevistado señaló además que “no hay ninguna prueba científica nacional ni internacional que muestre una extrema relación entre aumento de los salarios y disminución de los empleos”. Más bien “hay pruebas en (sentido) contrario” que verifican la generación de “círculos virtuosos” entre incrementos de remuneraciones y creación de fuentes de trabajo.

Ello se demuestra nuevamente “en Brasil, Argentina y Paraguay” con recesión de la economía, destrucción del empleo, retroceso del salario, empeoramiento de condiciones laborales, pérdida de derechos. “Reducir derechos laborales y sociales no mejora la situación del empleo”, recalcó.

Más adelante Murro contrastó esos casos vecinos con el de nuestro país, citando detalladamente inversiones que se expanden y otras que llegan, en diferentes rubros, industriales y agroindustriales, ampliando unidades ya instaladas y radicando otras nuevas, desde diferentes zonas del mundo.

Entre ellas mencionó la primera “draga” de gran porte fabricada en el país y lamentó el hecho de que “se reiteró hasta el cansancio el cierre de Ecolat” pero después “no se ha hablado de la reapertura de Ecolat”, tal como sucede con la fábrica de pastas “La Spezia”, que se apresta a reabrir.

Asimismo “hay 17 empresas de cannabis medicinal” produciendo, además de los varios molinos que reorganizaron sus modelos empresariales y prosperan, en varios casos a instancias de sus trabajadores cooperativizados. “La planta de producción de chocolate Haas” es otro ejemplo de dinamismo del que no hablan la oposición ni los grandes medios de comunicación ni las cámaras empresariales con sesgo opositor.

Destacó que “se han triplicado las cooperativas” de todos los giros y en todo el país, y que la forma “Nordex” eligió a Uruguay para seguir ensamblando vehículos “utilitarios” para las automotrices francesas. En la misma dirección, “la planta de cannabis” de Juan Lacaze “va a emplear el doble de trabajadores que tenía Fanapel” en su plantilla, celebró el jerarca.