EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Todo Por La Misma Plata

Mayo negro para el peso colombiano: la moneda se devaluó más que ninguna otra en el mundo
30/05/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/05/190529-04-CONT-COLOMBIA-DEVALUACION-M24_1.mp3
Descargar Audio

Solo en lo que va de mayo la moneda del país cafetero perdió 3% de su valor. Superó así al real brasileño, al peso argentino o a la lira turca. Si bien la situación es menos dramática si se mira el porcentaje acumulado en un año -más del 10%-, el peso colombiano es la tercera moneda más debilitada del mundo.

De un año a esta parte cada peso colombiano vale 10% menos, por lo que para comprar un dólar se requieren más pesos que antes. En una economía autosustentable esto no representaría un problema, pero ese no es el caso de Colombia que depende de las importaciones para cada una de las actividades diarias de la población.

De acuerdo al ingeniero Aurelio Suárez, miembro de la Academia de Ciencias Económicas Colombiana, la causa del problema se remonta al año 1990 cuando el país se vinculó a la por entonces nueva propuesta de la «globalización».

La iniciativa buscaba el trabajo conjunto de las naciones para la creación de una economía global unificada. Este cambio, conocido como la «apertura económica», fue para el analista la acción desencadenante de la situación actual.

«Esa apertura fue nefasta para los sectores transables y básicos de la economía: la agricultura y la industria. Colombia perdió un millón de hectáreas de productos agrícolas transitorios y prácticamente vio desaparecer la producción de bienes intermedios y de materias primas industriales», dijo a Sputnik.

Actualmente un tercio de los alimentos que se consumen en el país se importan, al igual que poco más de un tercio de las materias primas industriales. ¿Con qué dinero? El que ingresa por las exportaciones minero energéticas y de algunas materias primas básicas.

El resto de los capitales proviene de los altamente volátiles capitales extranjeros. Atraídos especialmente por políticas fiscales diseñadas para ellos, no logran nunca el objetivo de los gobiernos: achicar el déficit de cuenta corriente de la balanza de pago.

«Las mismas organizaciones internacionales de crédito han advertido sobre esta situación. Esa estrategia de atracción de capital extranjero resultó fallida porque no logró sustituir con nuevos recursos, los ingresos en divisas que podría haber tenido la economía colombiana si no se hubiese prácticamente destruido su aparato productivo agrícola industrial», explicó.

En tal escenario, Colombia se planta como un mercado emergente redituable pero poco confiable. Confiabilidad necesaria para atraer capitales cuando el mundo vive un conflicto comercial entre las dos potencias principales, China y Estados Unidos.

¿Qué sucede hoy entonces? La economía, que ofrece riesgos frente a otras más estables, deja de recibir fondos. Las importaciones se encarecen y por consiguiente los precios dentro de la economía. El turismo se fortalece porque el país es relativamente más barato, pero la inflación crece a la vez que baja el poder adquisitivo de la población.

«Colombia sufre una recolonización de su economía y esa es la causa fundamental de su vulnerabilidad económica», concluyó el experto.