EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Más de 100 mil uruguayos y entre ellos 35 mil niños cayeron en la pobreza y el gobierno «tendría que haber tomado decisiones de fondo»
01/05/2021
Descargar Audio

La Ley de Urgente Consideración (LUC) y el embate contra el movimiento sindical dan el tono político de un proyecto de gobierno que en solo un año ya produjo 100.000 nuevos pobres, 35.000 de ellos niños, cientos de ollas populares y destrucción de miles de empleos, empresas y emprendimientos, graficó en INFO24 el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira.

Pereira puntualizó que “estas leyes” de urgencia “son las de peor calidad democrática de acuerdo a lo que ha indicado el Instituto de Ciencia Política (…) en un estudio que hizo con el Parlamento (…) pero además el contenido” de ésta LUC “es altamente negativo”. Al respecto señaló “un conjunto de artículos vinculados a la Educación que modifican la Ley de Educación” y que entre otros perjuicios “quitan la representación de los maestros, de los profesores de Secundaria y de UTU de los Consejos” y “eliminan los Consejos” reduciéndolos a “una dirección general (…) en manos de una sola persona (…) naturalmente este es un golpe duro a la Educación Pública; por otro lado se debilitan las empresas públicas”; “se limita el derecho de huelga y de piquete (…) para los trabajadores organizados pero también para aquellos que no tienen organización y necesitan una defensa (…) del movimiento sindical; también hay una lógica de cambio en la Ley de Inclusión Financiera que está perjudicando a los trabajadores porque no van a tener el derecho de cobrar por débito”.

En definitiva, hay “un conjunto de 135 artículos que desde nuestro punto de vista deterioran muchos derechos, generan condiciones negativas para los trabajadores y para nuestras principales empresas públicas”, resumió.

Apuntó que “no hay duda” acerca de un embate en marcha contra el movimiento sindical y por ende contra los derechos de los trabajadores. “Si empiezan las clases con 15 profesores sumariados por haberse sacado una foto adentro del liceo sin alumnos con triangulitos de ́No a la Reforma ́”, ejemplificó el dirigente. “Colocar una investigación, la más dura, de 6 meses con medio sueldo, y que 2 meses después no haya sido convocado ninguno de los profesores a declarar, parece un abuso importante”, valoró.

Agregó “el Frigorífico Canelones”, en donde “suspenden al presidente del sindicato por 14 días, que es la sanción previa al despido” y luego añadió el caso de “algunos senadores de la República que un día sí y otro también: ataques al movimiento sindical, a su dirección, a los sindicatos, a hablar en forma despectiva de los mismos; se podrá decir que no es león pero como dice a veces un histórico dirigente sindical, tiene 4 patas, melena y ruge”.

Tras destacar “el esfuerzo” y “la solidaridad” de miles de personas y de organizaciones sociales que abren, sustentan y apoyan ollas populares, el entrevistado aclaró que “no me gustaría ver en mi país ollas populares; soy deseoso de que ese proceso termine rápidamente” y de que en cambio “cada familia pueda cocinar en su casa”, para lo cual “el gobierno ya tendría que haber tomado decisiones de fondo” como “el salario básico de emergencia, transferencias monetarias más importantes que las que está dando, para que cada familia pudiera alimentarse en su lugar, en su sitio, en su casa”. “Una de las imágenes más dolorosas que he visto en este año que ha pasado es niños y madres haciendo cola para poder comer”, cuando caen hacia “la pobreza más de 100.000 uruguayos y entre ellos 35.000 niños”.

En ese punto definió como “un problema grave de la sociedad uruguaya” el hecho de que “se vuelve a incrementar la pobreza infantil, que se había logrado bajar sustancialmente desde aquel 2002, en que había un 40%, a 17,2% y ahora vamos a estar en 20% y esperamos que no siga creciendo porque esto deteriora la posibilidad de futuros de nuestras infancias”.

Recordó también la difícil situación de miles de empresas, especialmente micro, pequeñas, unipersonales y múltiples emprendimientos, muchas de las cuales ya han cerrado, así como la incertidumbre en torno a numerosas actividades que quedaron paralizadas. “Cuando la marea deje ver atrás de la niebla, vamos a ver imágenes que hace mucho tiempo no se veían (…) vamos a ver una circunstancia extremadamente dura de la que ojalá salgamos rápido pero que nos va a producir daños sociales muy duros”.