Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS
Magisterio reclama pensar para el próximo año el acceso educativo para evitar cortar el vínculo entre estudiantes y docentes
22/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201022_ELBIAPEREIRA-1.mp3

Elbia Pereira, secretaria general de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM), dijo a INFO24 que ahora se debe pensar en el acceso educativo a los niños para el próximo año ya que faltan meses para la llegada de la vacuna del covid-19 a Uruguay.

En cuanto al pasaje de curso sin calificaciones, Elbia Pereira, secretaria general de la FUM, sostuvo en INFO24 que en la situación actual «hay que estar abiertos a circunstancias nuevas (…) pero hay que estar pensando cómo garantizar a los niños uruguayos el derecho a la educación el año próximo».

En este sentido, subrayó que no alcanza sólo con reforzar enero y febrero para que los niños puedan lograr aquello que no concretaron este año, porque la pandemia va a continuar.

Por ello, precisó, hay que tener alternativas porque todavía falta para que llegue a Uruguay la vacuna. «En materia educativa el tiempo es crucial. No se aprende de un momento para el otro. Son procesos. No deberían estar fraccionados ni cortados», añadió.

En tanto, en Rivera las autoridades sanitarias resolvieron que la concurrencia a los centros de estudios no sea obligatoria. Al respecto, Pereira dijo que para todos los maestros lo principal es la presencialidad.

«No suponemos la enseñanza de otra forma», indicó, aunque reconoció que, bajo las actuales circunstancias impuestas por la pandemia, existe la posibilidad de llegar a los niños mediante los diversos dispositivos electrónicos.

«La presencialidad es estar físicamente en el aula», aclaró. «La obligatoriedad tiene una doble mirada: es el vínculo con las actividades escolares, algo histórico en la educación en el Uruguay. Este vínculo con las tareas es lo que debe mantenerse. La obligatoriedad de estar presentes es lo que hoy está con la marcha atrás en Rivera y que demanda en Carmelo», explicó.

Respecto a la situación sanitaria del departamento del norte del país, Pereira señaló que lo que se le demanda a las autoridades es que niños, funcionarios docentes y no docentes no estén presentes en los centros de estudio.

Una razón de este planteo es evitar la circulación de personas. La otra es la de solidificar el vínculo entre el maestro y el niño. Si el maestro debe trasladarse hacia la escuela porque se mantiene abierta y concurren menos niños porque algunos padres entienden que sus hijos deben evitar el contacto para aminorar la probabilidad de contagiarse el covid-19, habrá estudiantes que quedarán desvinculados con el centro de estudio.

Los tiempos de trabajo del maestro no alcanzarán para cubrir a quienes concurran y a quienes no.

«En esta circunstancia de alerta amarilla en Rivera por qué no hacer una virtualidad para evitar esa desvinculación del niño con la escuela», se preguntó la dirigente de magisterio.