Lucía Topolansky: en las ollas populares va aumentando la demanda y ahí el Estado no puso nada, ni un repollito
03/06/2020
17044

Entrevistada en InterCambio la senadora frenteamplista Lucía Topolansky habló de la orientación del nuevo gobierno a tres meses de haber asumido y analizó las claves de la renovación de liderazgos en el Frente Amplio (FA).

Topolansky contextualizó la acción del gobierno señalando que “cualquiera hubiera sido” el partido gobernante, “que a alguien le caiga una pandemia arriba hace difícil valorar una gestión” como en tiempos de normalidad.

Reconoció que “la conducción sanitaria ha sido muy buena”, más allá de que “esas dos cosas” sucedidas entre el gobierno y el Sindicato Médico en torno a cómo manejar la emergencia sanitaria “no me cerraron demasiado”.

Destacó fortalezas construidas en los gobiernos frenteamplistas como el Sistema Nacional Integrado de Salud para responder al desafío sanitario y el desarrollo tecnológico de Antel “para que la Educación pudiera seguir funcionando”, todo esto “le sirvió al gobierno para la gestión de la crisis”.

En cuanto al “paquete de medidas” dispuestas por el gobierno para asistir a los sectores golpeados de muy diferentes formas y grados por la crisis socioeconómica, valoró que “no está mal pero falta algo crucial, que es el apoyo a la gente que siendo formal” como “el emprendedor” que por ejemplo tiene “un carro de comida” callejero, “se quedó sin clientes” y entonces “se le cortó radicalmente el ingreso”. “Ese quedó en banda y para ese no hay solución”, por eso en el FA “hemos pedido el ingreso ciudadano de emergencia” para las “300 o 400.000 personas” que tenían trabajo “legal”, gente que “vivía por sí misma y no precisaba del Estado”.

La experimentada legisladora del Espacio 609 criticó en ese sentido que “primero salieron con una canasta” pero “ahora, como no les funcionó muy bien, van con unos bonos”. Entonces “por un lado se habla de libertad individual y por otro lado tenés que comer de la canasta”, pero como esto es claramente insuficiente, la gente organiza cientos de “ollas” populares y “prepara meriendas”. Sin esto, “la situación de hambre hubiera sido más crítica” pero “en las ollas nos van diciendo que va aumentando la demanda” y sin embargo “ahí el Estado no puso nada, ni un repollito”. Resaltó la labor de “gente militando” a diario en la búsqueda y recolección de alimentos y en su distribución entre la gente más necesitada de comer.

Asimismo, lamentó, “lo de Antel fue bastante preocupante” porque desde el gobierno “se le pide la renuncia” al presidente propuesto poco antes por el propio Poder Ejecutivo y cuya venia fue votada por todos los partidos. “Alegar ahorros es falso porque esos trabajadores siguen trabajando porque se los precisa y siguen cobrando”, además de que ya están preparando sus respectivos juicios al Estado.

“Me inclino a creer que ese fue un pretexto pero que hay otra razón” y en esa dirección “me parece que esto hay que vincularlo con la Ley de Urgente Consideración” (LUC), con la cual “se quiso dar un hachazo a Antel” y por esto “precisaban en la cabeza de Antel a alguien funcional” con el objetivo de desmantelar al ente, ya que “esa es la concepción del Herrerismo”, sector cuya “idea sustancial es minimizar las empresas públicas al máximo” y “para eso se precisa gente funcional”.

Celebró el hecho de que los dos artículos de la LUC referidos a Antel fueron quitados del articulado en virtud de la acción parlamentaria del FA, el Partido Colorado y Cabildo Abierto. Pero lamentó que el capítulo que prevé un incremento de la penalidad para la minoridad infractora “quedó inamovible y es una preocupación”, así como otro punto duro remite a “la Educación” y “después todo el lavado de activos es bastante preocupante”.

Respecto de Antel y Ancap, la entrevistada matizó que “si bien el cerno privatizador se logró que saliera” del texto de la LUC, “no creo que haya salido de la cabeza” del gobierno porque “ellos (el Herrerismo) siguen convencidos de lo mismo y creo que” en función de esa convicción “van a tratar durante los cinco años” de gobierno de desmantelar para privatizar.

En cuanto a los artículos cuyos contenidos establecen de hecho condiciones de criminalización de la pobreza y la protesta, la dirigente del Movimiento de Participación Popular señaló que “está transitando el gobierno por una zona muy riesgosa”. “El plebiscito que se perdió entra por la banderola”.

Respecto del episodio de prepotencia protagonizado este Martes 2 por el presidente de la Cámara de Representantes al impedir el uso de la palabra a dos diputadas frenteamplistas, la senadora recordó “el derecho de la oposición” a opinar y expresarse. “Me llama la atención que Martín Lema, que era tan preocupado” por supuestos ilícitos “en ASSE”, ahora “no habla” del “director de la Junasa que contrata a su propia empresa”.

Más adelante abordó el tema de los desafíos del FA indicando que “la inserción en el movimiento social” por parte de la coalición de izquierdas “es parte de la autocrítica que no pudimos hacer” hasta ahora. Consideró que hacia las elecciones departamentales y municipales el FA necesita gente inserta en el seno de la sociedad “como Álvaro Villar”. “No es la hora de hablar de cinco luminarias más o menos, es otra hora”, resumió.

Sobre el recambio de liderazgos en el FA, graficó que “la política es un juego de postas” y por eso mismo el liderazgo saliente “tiene que tener gente a la que pasarle la bandera”. Descontó que “el Frente va a ir generando sus recambios” porque eso “no se decreta” sino que supone un proceso, en cuyo curso “incluso van apareciendo” algunos aparentes liderazgos pero luego “se van decantando”. Yamandú Orsi “hoy es un líder con proyección nacional” porque “eso lo hizo la vida”, no fue decretado. “Él es un constructor de equipos y un constructor de puentes”, graficó.

Topolansky enfatizó en que “lo mejor es hacer transiciones planificadas”, como vienen procesando desde hace ya varios años “el Espacio 609 y el Movimiento de Participación Popular”, método que ejemplificó con el caso del senador “Charles Carrera”, que tras su desempeño en el Ministerio del Interior “está siendo un legislador muy importante” en la bancada del FA.

Finalmente, la senadora convocó a reflexionar sobre “algo que se instaló en el mundo (…) primero en Francia, luego en Chile y ahora en Estados Unidos (…) que son ´los chalecos amarillos´, tenemos que pensar en eso”.