97.9 fm MVD

102.5 fm Maldonado

˂ Volver a Portada

La falta de obras

Lucía Topolansky criticó falta de avances en tema asentamientos incluso tras la retirada de fondos a Colonización

Lucía Topolansky durante la inauguración del comité de base Martín Fierro, en Montevideo. Foto: Pablo Vignali, adhocFOTOS
Logo de M24 en blanco

Lucía Topolansky durante la inauguración del comité de base Martín Fierro, en Montevideo. Foto: Pablo Vignali, adhocFOTOS

“El atraso en materia de vivienda es escandaloso”, sintetizó Lucía Topolansky sobre la marcha del gobierno en ese rubro. La discusión por el retiro de fondos a Colonización, las faltas de acciones en materia de asentamientos, las deudas que dejan los contratos Cremaf de obra pública y la desinversión, caracterizan a la administración actual según su mirada.

“Ahora, la inversión más grande en asentamientos. Pero no hemos avanzado y hubo toda esa discusión de los dineros que se sacaron a Colonización. No había un plan. Lo que había era toda una publicidad, tildar cosas que prometí”, expresó Topolansky en la entrevista central de Nada Que Perder (lunes a viernes desde las 08:00 horas por M24).

Topolansky también consultó por las obras que el próximo gobierno heredará. Recordó que la pasada administración se fue con UPM II en Durazno, obras en el puerto, el Ferrocarril Central e infraestructura educativa bajo participación público-privada (PPP) en construcción, así como planes de vivienda. Recordó además la transformación de la matriz energética, que le permitió al país exportar energía incluso en épocas de intensa seca.

Por otro lado, recordó que los contratos “Cremaf” no se registran en la contabilidad como deuda, con un Gobierno que habla de miles de kilómetros que están a créditos. Esto preocupa porque este mecanismo se presenta en otro tipo de obras.

La presentación del Espacio 609 y los ejes principales de cara al futuro

El viernes 27 en el Teatro El Galpón se presentó el Espacio 609 y su gira nacional para respaldar la precandidatura de Yamandú Orsi a la presidencia de la República. Topolansky destacó que el mensaje fue que existe un lugar para la militancia entendida como acto social, como un “estar con el otro”, con la diversidad como norte porque es el diálogo constructivo lo que nos permite crecer, señaló. De esta forma, el Espacio 609 se ubicó desde el inicio de este siglo como el sector con mayor votación en el país.

Lo enmarcó en la construcción del Frente Amplio como un partido y un movimiento, tal como es la tradición más rica de nuestra historia, con partidos tradicionales que se construyeron desde el inicio como frentes políticos. Pero en el Parlamento, dijo, hoy tienen un nuevo panorama porque se observan puentes cortados, incluso dentro del propio oficialismo.

Consultada sobre los próximos ejes políticos, Topolansky destacó que el rol de las empresas públicas como los motores de la economía del país es un hecho demostrado, así como la caída de la inversión pública de estos organismos. Por otro lado, y con mirada de Siglo XXI, subrayó que Uruguay necesita una empresa pública dedicada a la biotecnología.

Es que, en el marco de un país con raíces agropecuarias y un territorio marítimo prácticamente inexplorado, el Uruguay necesita caminar hacia una inversión alta en tecnología para el campo, para abrir fuentes de trabajo, aumentar el valor agregado y cuidar el medioambiente, en equilibrio.

De la opacidad a la transparencia

Si uno los empieza a enumerar la escalada de hechos que se informan uno se olvida porque fueron muchos y muy seguidos, señaló Topolansky. Para la ex vicepresidenta, se debe cuidar mucho a quién se le otorga la responsabilidad del Estado para evitar caer en casos de uso del aparato estatal para beneficio propio, como los casos de Penadés, Astesiano o Marset.

En este marco, rescató una frase de Yamandú Orsi durante la presentación del viernes 27, cuando expresó, de forma oportuna según Topolansky, que Uruguay debe pasar de un tiempo de opacidad ante estas situaciones graves y nos tenemos que dirigir a un tiempo de transparencia. Esta es una labor militante en la que todos debemos estar con los ojos abiertos y saber que ninguno de los compañeros tiene que zafar de las normas. Y si se equivocó, se equivocó y mala suerte, concluyó la exsenadora.

Definió como estéril la discusión sobre qué habría hecho con este circuito el anterior ministro del Interior, Jorge Larrañaga. Le llama la atención que en la interpelación por el caso Astesiano las autoridades hayan desinformado a los senadores por el lugar del exjefe de la seguridad presidencial y hayan ubicado una doble cabeza. Y resulta que este funcionario “también estaba en el ajo”, agregó.

En esa misma sesión, gente como el director de Inteligencia, Adolfo Garcé, dijo que él había advertido sobre Astesiano. Hubo un desoír y poner por delante el “es mi amigo”, lo personal, lo individual por encima de lo colectivo. Heber ha tenido la misma actitud y por esto también ella comparte el pedido de renuncia a su cargo como ministro del Interior.

Hoy la violencia instalada en los barrios se refleja en medios con cosas que no se habían visto en el Uruguay. Y está el avance grave del narcotráfico, un negocio terrible que es cambiante. En los países destinatarios como Estados Unidos, Europa, Japón y Australia, siguen con la vieja receta y el pato lo pagan los países latinoamericanos, reflexionó. Pero han aparecido drogas sintéticas que echaron para abajo los precios de la cocaína lo que ha derramado en los países menores como Uruguay. Hay una ruta distinta, nuestro país se lo ubica como un espacio de acopio, entonces si seguimos con el mismo método, no vamos a poder cambiar, finalizó.

Al país de la opacidad, incertidumbre y escándalo hay que contraponerle uno de rumbo, certeza y transparencia, dijo Yamandú Orsi