“Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles e inanmistiables”, sostuvo el presidente de Crysol en alusión a expresiones del ministro Javier García
12/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/Grisoni12-06-20.mp3

El ministro Javier García, expresó su “preocupación” por el procesamiento de un soldado acusado de un homicidio anterior a la dictadura. Gastón Grisioni de Crysol se refirió al tema: «Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles e inanamistiables. Felicitamos a la fiscalía especializada por el trabajo que viene realizando».

El titular de Defensa Nacional, Javier García, expresó su “preocupación” y la del presidente Luis Lacalle Pou por el procesamiento de un soldado acusado del asesinato por la espalda del militante tupamaro Nelson Berreta, un caso ocurrido previo al golpe de Estado. Luego de reunirse con el mandatario en Torre Ejecutiva sostuvo: “Queremos transmitirles la preocupación que tienen el presidente y el ministro de Defensa con respecto al procesamiento que se dio en el día de ayer de un soldado retirado del Ejército”.

Por su parte, el Gastón Grisoni, presidente de Crysol (Asociación de Expresos Políticos del Uruguay), dijo a Info 24 que el Poder Judicial brinda las garantías del debido proceso, ya sea que el delito lo haya cometido un rapiñero, un femicida, un pedófilo, un golpeador o un asesino. Y agregó la obligación del Poder Judicial es juzgar y condenar a todas las personas para asegurar una convivencia pacífica y en armonía.

«Los comentarios despectivos hacia el Poder Judicial como los realizados por el vicepresidente de Puertos, Gastón Bianchi, del senador Guido Manini Ríos o de jerarcas gubernamentales se comentan solos, porque están absolutamente fuera de lugar», precisó Grisoni.

«El normal funcionamiento del Poder Judicial es un pilar básico de nuestro sistema republicano», indicó. Y concluyó: «Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles e inanamistiables. Felicitamos a la fiscalía especializada por el trabajo que viene realizando y esperamos que la suprema corte habilite la reapertura del crimen del doctor Vladimir Roslik, que fue el último asesinado en la tortura durante el terrorismo de Estado».