EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

Los agujeros que dejó Talvi / Álvaro Padrón
05/08/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/08/200805-PADRÓN.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en InterCambio Álvaro Padrón analizó consecuencias y proyecciones de las sucesivas renuncias de Ernesto Talvi en su fugaz paso por el sistema de partidos y la administración pública.

Padrón consideró que “no fue una sorpresa la renuncia de Talvi a la Cancillería” y contó que “siempre pensé que era incompatible” el ejercicio de ese cargo con “la construcción de ese liderazgo” que no llegó a ser, dado que la condición de canciller implica “ser un hombre del presidente” y más aún, de uno “que practica la diplomacia presidencial” como Luis Lacalle.

Por un lado “Talvi dejó agujeros que son políticos”, empezando por el hecho de que “deja una imagen muy negativa en relación a los partidos y a la democracia” al referirse negativamente a “los códigos” de la política.

El economista “tuvo una frustración personal” que “trata de arreglar ahora” con cuestionamientos y aclaraciones posteriores, con todo lo cual “les genera a sus votantes una enorme frustración”. “¿No es la democracia la solución? (…) ojo con esto de desprestigiar la democracia”, alertó Padrón.

Por otro lado, “el agujero que deja Talvi también es el desequilibrio de la coalición de gobierno”, en la que ahora “el Partido Independiente intenta ocupar ese lugar (…) pero no tiene peso político” para lograrlo y entonces la situación “inmediatamente le da lugar a Cabildo Abierto y a (el senador Guido) Manini a tomar una iniciativa en el otro extremo”, iniciativa “que es contra la democracia” y que se desarrolla “dentro del Parlamento”, advirtió.

Pero detrás de esta ofensiva reaccionaria “parece que se está escondiendo algo muy grande” y que remite a “la crisis que se viene” a nivel mundial por la inminencia de explosión de una burbuja especulativa mucho mayor a la generada por el valor ficticio de las hipotecas inmobiliarias subprime. Esta crisis ya en curso “es algo inédito en nuestra generación”, una “crisis económica que va a ser luego crisis social y que puede ser crisis política”.

Después, complejizó su análisis al valorar positivamente el egreso de la coalición de gobierno de quien era uno de los exponentes más ortodoxos de las concepciones liberales y neoliberales netamente contrarias al incremento del gasto público y a un rol activo del Estado en la economía, incluso ante el abismo social de esta crisis desencadenada por la pandemia.

Más adelante abogó por que “el Mercosur discuta” la creación de “un fondo de reactivación económica” y citó a “la Cepal” como fundamento.

En el último tramo de su columna Padrón se refirió a la política exterior del gobierno y reclamó definiciones conceptuales sobre esta dimensión clave.