EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Por Decir Fútbol Transmisión de fútbol

Luis Lacalle Pou
Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS
Lo que dijo Lacalle sobre la posibilidad de ser el último país de Sudamérica en vacunar contra el covid-19
18/02/2021
Descargar Audio

«Después de fritas las tortas, vamos a ver cuánta grasa queda», expresó el mandatario hace una semana ante la insinuación de Mujica de que Uruguay iba camino a ser el último país de Sudamérica en empezar a vacunar contra el coronavirus.

Este jueves, Paraguay se convertirá en el quinto país de América Latina en recibir las vacunas Sputnik V, con el arribo de un primer lote de 4 mil dosis.

Horas antes de concretarse el encuentro entre el presidente de Paraguay, Mario Abdo, con el presidente de la República, Luis Lacalle, del miércoles en Punta del Este, el mandatario guaraní acordó con su par ruso Vladimir Putin el  cronograma de arribo de 1 millón de dosis.

«Mantuve una excelente conversación con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Acordamos impulsar un cronograma de envíos para lograr previsibilidad en llegada de más lotes de vacunas contra el COVID-19 en la brevedad, del total de 1 millón comprometidas. ¡Gracias por el apoyo!», expresó Abdo en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento, Uruguay es el único país sin vacunas en todo el continente, y aún no se conoce la fecha exacta en la que arribarán las dosis contra el virus del covid-19.

El 10 de febrero, en el marco de su audición Hablando Al Sur que se emite por M24, el expresidente José Mujica señaló que «seguramente vamos a ser el último país de América del Sur que empiece a vacunar», pese a que «tuvimos posibilidades ciertas y reiteradas, pero nos cerramos por prejuicios, o por ilusiones”.

Consultado al respecto, el presidente Luis Lacalle Pou respondió: «no soy comentarista, yo me dedico a gobernar», y luego  disparó «vamos a ver… después de fritas las tortas vamos a ver cuánta grasa queda».

Uruguay no cuenta hasta el momento con una fecha exacta para el arribo de dosis, según reveló el mandatario ese día. Lacalle fue consultado acerca de como vienen las negociaciones para el arribo de las vacunas a Uruguay, Lacalle dijo «bien» y acerca de la fecha en la que llegarán las dosis expresó que «cuando tenga la noticia se van a enterar».

La ruta uruguaya hacia las vacunas

El proceso de la adquisición de vacunas no estuvo exento de polémica ni de dificultades. El 23 de diciembre se conoció que el presidente ordenó la destitución del coordinador de Relaciones Internacionales y Cooperación del Ministerio de Salud Pública (MSP), Franco Alaggia, por haber enviado de manera «inconsulta» un correo electrónico a Pfizer transmitiendo que el país no pretendía contar con la vacuna que estaba desarrollando ese laboratorio.

Luego de este episodio, desde Presidencia reaccionaron desplazando a Daniel Salinas de las negociaciones, quien quedó por fuera de cualquier tipo de conversación con los laboratorios.

El 24 de diciembre, el diario El País informaba que Presidencia había asumido la conducción de las negociaciones con las farmacéuticas, una tarea que había sido encomendada al titular del MSP.

Desde Torre Ejecutiva se consideraba «que no se aprovechó el tiempo de la mejor manera para intentar encontrar otra alternativa al Fondo Covax», al que decidió apostar inicialmente Uruguay La nota también señalaba las «tensiones» que existían entre el presidente, su entorno, y Salinas, que pertenece a Cabildo Abierto (CA).

El 23 de enero, Lacalle anunció el acuerdo para la adquisición de 2.000.000 vacunas de Pfizer y 1.750.000 de Sinovac, que llegarían entre fines de febrero y principios de marzo.

Días después, el mandatario debió salira al cruce de las afirmaciones del director del Instituto Butantan de San Pablo -que intermedia con el laboratorio chino Sinovac y produce sus vacunas en territorio brasileño- quien había expresado que había solamente un «preacuerdo» con nuestro país y que aún no estaba definida la cantidad de dosis Coronavac que recibiría nuestro país, contradiciendo los anuncios del gobierno.

Lacalle dijo haber negociado con un representante autorizado de Sinovac, mientras que el propio laboratorio desmintió tener intermediarios para la venta de dosis fuera de China. Desde el Gobierno se asegura contar tener el respaldo de Sinovac y que el nombre de la empresa con la que negociaron es «confidencial».

El 3 de febrero, Lacalle aseguró que desde «hace mucho tiempo» se venía conversando con el gobierno chino «para solicitar el apoyo para conseguir las vacunas», y reafirmó que fue con Sinovac con quien se realizó el acuerdo,  luego de desestimar al Butantan, ya que las vacunas iban a demorar más de lo esperado.