EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

Las políticas del gobierno hicieron que el mazazo de la pandemia fuera más fuerte en los más pobres y no en los más ricos
23/04/2021
Descargar Audio

En el último año crecieron la pobreza y la informalidad laboral, sobre todo en el Interior e inesperadamente al Norte del Río Negro, mientras subieron la concentración del ingreso y la desigualdad, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que el economista Fernando Isabella interpretó en su columna quincenal en ´El Menú del Día´ de M24.

La pobreza medida “por ingresos” en Uruguay “aumentó fuertemente” desde “8,8% en 2019” hasta el “11,6%” de la población “en 2020”, salto que implica “unas 100.000 personas que cayeron a la pobreza” en el último año y “de esos 100.000 hay 7.000 que ni siquiera llegan a lo suficiente para alimentarse”, están en “indigencia”, describió Isabella los datos del INE.

Midiéndola “por edad”, la pobreza “en lo niños (…) está por encima del 20% (…) y si tomamos los adolescentes (…) es casi el 20%”, cuando “en los mayores de 65 años la pobreza apenas alcanza al 2,3%”. Por lo tanto “la pobreza en Uruguay es un tema fundamentalmente de niños y jóvenes, diría de niños y los padres de esos niños que son pobres”, precisó el economista.

Haciéndolo “por regiones, históricamente” en el país “la zona más pobre es la de frontera con Brasil (…) y Montevideo”, pero además ahora “llama la atención que se suma todo el Norte del Río Negro, incluyendo a Salto, Paysandú, Tacuarembó, están en el grupo de Departamentos con pobreza más alta”. De hecho, “casi el 80% de los nuevos pobres en 2020 viven en el Interior del país” si bien “aumentó en todos lados”, también “Montevideo”.

Dicho incremento de pobreza en el Interior seguramente “tiene que ver con la informalidad laboral”, un tipo de relación que “en el Interior es mucho más alta que en Montevideo”, tanto que “para el total del país está en torno al 30% pero hay Departamentos del Interior donde supera el 60% de los trabajadores”. Entonces, “como en el Interior la informalidad es mucho más fuerte, probablemente eso explique el mayor aumento de la pobreza”.

Recordó que “la formalidad en el trabajo es una cosa muy importante porque es la puerta de entrada a toda la red de protección social. Y en los últimos 15 años la informalidad había bajado del 40% al 24%, pero ahora lamentablemente está aumentando de nuevo” y ya ronda “el 30%”, anotó.

Esos registros nítidamente negativos coinciden con el cambio de gobierno y al mismo tiempo con “la pandemia”, factor que impacta con fuerza en todas las actividades desde marzo de 2020, que “es un hecho que llegó de afuera y que no es responsabilidad del gobierno”. Sin embargo, “la forma en que los impactos de la pandemia afectan a los distintos sectores sociales sí tiene mucho que ver con las políticas desplegadas”, puntualizó Isabella.  “Sabemos que las caídas de los ingresos del país en total fueron más o menos un 6%”, o sea “lo que cayó el PBI”, pero eso “a algunos sectores los afectó más que a otros” por hondas desigualdades previas y “el gobierno debió haber actuado para proteger a los sectores más vulnerables”, indicó.

Además, “en el año 2020 hubo concentración del ingreso, es decir que las brechas y diferencias entre los más ricos y los más pobres crecieron, se ensancharon”. De todo lo señalado “podemos concluir que ante un mazazo económico importante como el de la pandemia, las políticas” determinaron “que ese golpe fuera más fuerte en los más pobres y no en los más ricos”.

Y desde 2005 “por primera vez volvió a crecer la desigualdad” en Uruguay. El columnista lo ejemplificó explicando que “una persona promedio en el 10% más rico de la población”, en 2019 “tenía un ingreso que era 11 veces el ingreso de los más pobres y solo en 2020 pasó a 11,4”. “Esta relación había llegado a estar en más de 18 veces allá por el 2005, 2006, a partir de ahí había empezado a caer muy fuertemente, y ahora volvió a subir”, anotó.

Es así que “en parte, el crecimiento de la pobreza no se debe a la pandemia sino a la forma diferente que ésta le pega a los diferentes sectores sociales y eso es responsabilidad de las políticas públicas desplegadas, que fallaron en proteger a los más vulnerables”, resumió Isabella a partir de los datos del INE. “Se podría haber distribuido ese golpe de otra manera”, reflexionó.