˂ Volver a Portada

Info 24

Las medidas del gobierno son una ayuda pero llegan un año tarde, critican desde el empresariado turístico de Colonia

Escuchar


En Colonia “cerraron muchos establecimientos” que viven del rubro turismo y “otros se mantienen abiertos pero con el mínimo de personal” mientras “mucha gente ya perdió el trabajo”, advirtió en INFO24 Pablo Díaz, directivo de la Cámara Hotelera y la Asociación Turística de Colonia.

Díaz contó que la situación del turismo en ese Departamento “básicamente ha empeorado, el panorama del cual hablábamos hace un año era bastante oscuro y muchas cosas que preveíamos están sucediendo hoy. Las medidas que ha tomado el gobierno, si bien son una ayuda, llegan un año tarde”.

En el último año las cámaras se reunieron con “todas las personas” del gobierno “que tienen injerencia en el rubro o pueden tenerla”, incluyendo “el presidente” Luis Lacalle, y si bien “siempre se nos ha dado algo por cuentagotas, nunca lo que necesitamos para evitar la situación actual”.

Luego recordó que “la pandemia llegó como el golpe de gracia a ciertas dificultades que ya tenía el sector turístico (…) estábamos siendo bastante poco atractivos para el mercado interno y para el externo por nuestros costos y el tema de la pandemia fue el golpe de gracia a todo esto”, graficó.

“Incuestionablemente” Colonia “es el lugar al cual más ha afectado” la retracción económica del último año, ya que “el turismo en Colonia es de todo el año, no somos un destino estacional; no tenemos la posibilidad que quizás hay en ciertos destinos del Este” en los que “se trabaja y se arma una estructura para dos o tres meses” y “se cobran tarifas bastante más altas”.

“Todos sabemos lo que es la situación económica del Uruguay, por ende no podemos manejar las tarifas que se manejan habitualmente, para ser atractivos para el uruguayo; tenemos que bajar necesariamente las tarifas, el problema está en que no podemos porque ya estamos contra el costo”.

“Cerraron muchos establecimientos, otros se mantienen abiertos pero con el mínimo de personal, mucha gente ya perdió el trabajo. Pero no solo eso, hay un montón de intangibles que a futuro van a tener un costo mucho más alto, y es que vamos a ser menos atractivos, porque cuando uno prescinde de gente está deteriorando el servicio, entonces eso tiene un costo altísimo a largo plazo, además de la cantidad de gente que ha quedado sin trabajo” y “las pocas empresas que quedan en pie están tremendamente endeudadas”.

“Hay varios hoteles que se han cerrado. Colonia tenía 89 hoteles en todo el Departamento, ya cerraron varios desde hace meses, pero muchos otros se mantienen abiertos y trabajan los fines de semana. O sea, tienen gran parte del personal en seguro de paro y algunos en seguro de paro parcial, que son las personas que trabajan los fines de semana, porque entre semana no hay turismo y los fines de semana hay muy poco”, precisó el entrevistado.

“Y obviamente, a medida que recrudece el tema pandemia es mucho menos probable que haya huéspedes razonablemente un fin de semana. Porque si por un lado te piden que mantengas tu burbuja, que particularmente me parece lo razonable, y por otro lado, a mí como director de una empresa me obligan a abrir para cubrir costos, hay algo que no cierra”, reflexiono Díaz.

“Con los hoteles cerrados, sin posibilidad de facturar, o facturando los fines de semana algo, se siguen pagando los mismos impuestos de siempre. Ahora, recién después de un año, no vamos a tener los costos de OSE, UTE, pero son cosas que se pagaron durante todo un año. Muchos de los hoteles abrían simplemente para pagar los costos y los impuestos, y lo poco que se pagaba de sueldos por los días que se trabajaba”, describió el año.

“Acá, el mozo que trabajaba en un restorán, con la propina que hacía compraba en el almacén de su barrio; la economía de Colonia es muy pequeña y el turismo atraviesa absolutamente todo”, entonces “deja dinero fresco en la calle diariamente, y afectó absolutamente todo”. “Colonia no tiene opción, no hay un segundo rubro que pueda absorber el personal que ya no trabaja en turismo (…) y sobre todo Colonia del Sacramento”, alertó.