Las declaraciones del subsecretario del Mides de achicar costos y recursos en torno al Sistema de Cuidados dan cuenta del desconocimiento de la Ley
20/08/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/08/20200820-ASISTENTE-PERSONAL.mp3

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS.

Entrevistadas en InterCambio las dirigentes Silvina Brocal y Diana Gardella, del Sindicato Único de Asistentes Personales, denunciaron “el desmantelamiento” del Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC).

Brocal y Gardella explicaron primero que “el asistente personal lo que realiza es la colaboración de las actividades básicas de la vida diaria: el vestir, el comer, la recreación, promoviendo la autonomía de la persona. Para eso fuimos capacitados, vendríamos a ser la herramienta de ellos, porque hay muchos que necesitan de nuestros brazos, de nuestras piernas”.

Actualmente hay “alrededor de 4.700 asistentes personales y estamos hablando de 6.370 usuarios”. Trabajan a diario “4 horas” con cada usuario y el horario “lo arreglamos con el usuario, entonces podemos tener 2 usuarios”. “Asistimos a las personas en situación de dependencia severa, que va a hasta los 29 años” de edad “y después desde los 80 en adelante”.

Contar con un asistente “le cambia la calidad de vida notoriamente”. Por ejemplo, “algunas personas han estado muchísimo tiempo en cama, no se han podido levantar. Para el familiar que tenga a una persona a cargo con dependencia severa implica un montón de cosas. Este programa de asistentes personales les permite a las familias un respiro” y “el tema de la recreación, que es fundamental, desde salir a la plaza, a una esquina”.

Las entrevistadas destacaron que “el asistente personal es una tarea muy humanizadora, donde también juega mucho la parte emocional”. Resaltaron que “es una tarea que se profesionaliza” mediante capacitación específica. Otro ejemplo del valor social de su profesión lo describieron al contar que “muchas madres han podido salir al mercado laboral después de tantos años” de dedicar todo su tiempo diario a cuidar y atender a seres queridos.

“Ante la situación de emergencia sanitaria también quedó más que demostrado la importancia y la esencialidad que tiene el asistente personal en la vida de las personas. De hecho, nunca dejamos de trabajar, por el contrario, reforzamos nuestra tarea”. “El 80% somos mujeres”, subrayaron.

Pero las cosas cambiaron con el gobierno ´multicolor´ y “el primer problema” surgió con “la unificación” del SNIC y el Programa Nacional de Discapacidad (Pronadis) apenas renunció Daniel Radío al SNIC. “Nos tomó por sorpresa la renuncia”, de la que “nos enteramos por la prensa” y ya a “los dos o tres días” se anunció “esta fusión” entre “dos direcciones distintas”, dado que “el SNIC es mucho más amplio que el Pronadis”.

“Además, las declaraciones que hizo el subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social en cuanto a (…) achicar los costos de funcionamiento y racionalizar los recursos, dan cuenta del desconocimiento de la Ley como de la importancia de la Secretaría” Nacional de Cuidados, apuntaron.

Las dirigentes explicaron de qué forma se reducirá a “menos de la mitad” la cantidad de asistentes y de usuarios debido a una decisión oficial de interrumpir indefinidamente el servicio, plasmada en “un documento” remitido por el Mides “al Ministerio de Economía y Finanzas”, informaron.

Esa proyección de “reducción de la cobertura al final del quinquenio” está en pleno curso, tanto que ya no se está agendando más visitas para incluir a nuevos usuarios. De esta forma el gobierno está “atentando contra un derecho que es consagrado por Ley”. Se apunta a “desmantelar el SNIC”.

Asimismo, puntualizaron, “en varias ocasiones cuando el subsecretario de Desarrollo Social se refería a que es para países ricos, está muy equivocado porque nosotros apuntábamos en Uruguay, con el SNIC, a construir el cuarto pilar de la protección social. “Somos ejemplo a nivel mundial”.

Denunciaron también que “nosotros no tenemos grupo de negociación colectiva”. Sobre las condiciones contractuales, “formamos un binomio con la persona que asistimos, a través de un subsidio” y “de lo que se encarga el BPS es del pago del salario, aguinaldo, la licencia, y en el caso de los usuarios, en caso de despido esa parte les corresponde a ellos, que es donde tenemos las mayores complejidades” por las situaciones de los usuarios.

“El contrato que tenemos con la persona usuaria es a tres meses, de prueba, y si el vínculo va bien y demás”, entonces “la continuidad del trabajo está” garantizada, a menos que “por algún motivo te pueda dar de baja o que, por ejemplo, fallezca el usuario” y allí el asistente es reingresado a una nómina.

Señalaron asimismo que han solicitado audiencias a las autoridades para plantear varios asuntos sobre indefiniciones pero no obtuvieron respuesta.